Las 5 mejores películas modernas para comerte la cabeza

Las 5 mejores películas modernas para comerte la cabeza

El cine extravagante, críptico, único, especial y enrevesado ha existido desde siempre. Desde locuras como Un perro andaluz (1929), de Dalí y Buñuel, pasando por la turbia imaginativa de David Lynch en su ópera prima, Cabeza Borradora (1977). Todos llevamos dentro un poco de ese estrafalario interés por lo misterioso, lo raruno. A todos nos gusta, de vez en cuando, sentarnos a ver una película y salir con la cabeza cargada de cosas, sintiendo que nos ha pasado un tren por encima.

Hablo de ese cine que te come la cabeza. Ese cine que te atrapa por su particularidad y hace que te metas de lleno en su propuesta, que no despegues los ojos de la pantalla, que le des al coco incesantemente y que, aún por encima, te hace pensar en lo que has visto incluso días después de que ya lo hayas visto. Sí, amigos, hoy vengo a recomendaros un poco de esta droga que a tantos nos gusta y encanta. Últimamente he visto “mierda de la buena” por encima de mis posibilidades y tengo la imperiosa necesidad de compartir mis descubrimientos.

Os advierto, cada valiente que se arroje al suicidio por su propio pie, yo aquí no empujo a nadie. Luego no me vengáis reclamando maltrato intelectual, avisados quedáis. ¿Todos listos? ¿Sí? Abrochaos el cinturón que aquí llegan (las que creo son) las 5 mejores películas modernas para comerte la cabeza del panorama actual.


5. Coherence (2013)

5. Coherence
Coherence, de James Ward Byrkit

Empezar la lista con Coherence ya es empezar fuerte. Una peli de ciencia ficción estadounidense cruda e inusual, que juguetea con la metafísica y la paranoia. Estrenada en 2013, primera cinta de su director, James Ward Byrkit, Coherence fue creada mediante un presupuesto muy bajo, dejando a sus actores bastante libertad a la hora de improvisar, y toda ella se sitúa dentro de una casa. La historia maneja muy hábilmente tensión, agobio, e incluso algo de terror… Todo gira entorno a una reunión de ocho amigos que llevan tiempo sin verse. Se reúnen en la casa de uno de ellos para celebrar una cena y divertirse charlando. Esa noche, pasará por el cielo un cometa el cual pasó por última vez en 1923, dejando tras de sí a los habitantes de un pueblo de Finlandia desorientados.

La peli comienza con la llegada de los amigos a la casa y la cena. No posee un inicio rápido y puede que sus primeros minutos cueste meterse en ella (pero hacedme caso, quedaos, aguantad ese comienzo). Al poco pasará el mencionado cometa y, sorpresa, dejará sin luces al barrio. Todas las casas se quedan a oscuras, excepto, aparentemente, una casa vecina que tiene luz. Varios de nuestros protagonistas deciden ir a esa otra casa, y entonces, oh, chicos… entonces empieza lo bueno. No quiero spoilearos el argumento porque es magnífico la forma que tiene de jugar con teorías y lo mucho que se va arremolinando la trama para crear un aura de caos general entre los amigos y, sin duda lo mejor, es que todo ese desorden se contagia directamente hacia el espectador.

De sus apenas 89 minutos sales tan exhausto que pareces haber vivido tú toda esa pesadilla. Es magistral el uso que se le da a la ciencia ficción y lo mucho que exprime todos sus aspectos la película, aprovechándose del “menos es más”. Una propuesta brillante, casi única (tiene todas las papeletas para convertirse en obra de culto), la recordarás toda tu vida. Lo digo en serio.

4. Langosta (2015)

4. Langosta
Langosta, de Yorgos Lanthimos

Atención con los géneros de esta película; drama, romance, distopía, comedia negra y ciencia ficción. Langosta es una ida de olla muy importante y seguramente la película más arriesgada de toda la lista. Echando ojeadas a sus opiniones, ya os digo yo que o te encanta esta cinta, o no te gusta en absoluto. Así que prevenidos.

Langosta es la última propuesta hasta el momento del cineasta griego Yorgos Lanthimos, un tipo que tiene una imaginativa como pocas veces he visto yo en la vida. Ha ganado diversos premios como el del jurado en el Festival de Cannes y tiene un reparto muy variado, entre otros; Colin Farrel, Rachel Weisz, Léa Seydoux, Ben Wishaw…

La historia de Langosta nos traslada a una realidad distópica de nuestra era en la que, según las reglas, todo soltero es arrestado y obligado a encontrar pareja en un plazo de 45 días dentro de hoteles habilitados para tal acto. Si no se encuentra pareja, caput, te llevan a la sala de transformación y te convierten en el animal que has escogido al inicio de tu hospedaje. ¿Todo bien? Pues eso no es ná… Así toda la peli. Está plagada de rarezas por doquier. La base central del filme explora el temor a vivir y a morir solo, e incluso el propio temor a vivir con alguien.

En este universo personal de Yorgos, todo es tan posible como la vida misma. La peli tiene dos partes diferenciadas y para mí la que mejor funciona es la primera, la que transcurre en el hotel de los solteros, porque todo allí dentro son reglas extrañas y muy curiosas de ver. Además, aquello está plagado de personajes a cada cual más pintoresco que el anterior. Todo está mezclado con un espíritu de desgana, de vagancia, y al mismo tiempo de un humor absurdo y comedia negra de la mencionada antes. Las actuaciones brillan por su encorsetamiento y Yorgos saca máximo partido a su dirección seca y distante, con un uso recurrente de la música para hundirnos en su ambiente y el trato sutil de los silencios y las pausas. A mí, al menos, me encantó.

PD: Canino, otra peli del mismo director, es aún más perversa y retorcida. Yo no digo más…

3. Perdida (2014)

3. Perdida
Perdida, de David Fincher

Quizá de todas las de la lista, Perdida sea una pequeña excepción, solo en parte. Lo digo porque Perdida no es una peli tan extraña o única como las demás. Por si fuera poco, está catapultada por una producción enorme, protagonizada por Ben Affleck y Rosamund Pike y, más importante aún, dirigida por el bestia de David Fincher (si queréis comeros la cabeza con otras suyas, ahí tenéis Seven o El club de la lucha).

Perdida es una adaptación de la novela homónima de 2012 de Gillian Flynn, con guión de la propia escritora (cosa que siempre es un punto positivo). Es un drama con tintes de thriller muy del estilo de Fincher y, si me lo permitís, una de sus mejores obras y una de mis pelis favoritas de los últimos años. Cuando la vi me dejó con el culo torcido por completo. Y a pesar de sus 149 minutos, se me pasó volando. Que su duración no os eche para atrás.

La historia trata sobre la desaparición de Amy, la esposa de Nick. El día de su quinto aniversario de boda, Nick llega a casa y descubre que su mujer ha desaparecido, aparentemente forcejeada en el hogar. Nick contacta con la policía y pronto se abre una investigación de la que, a todas luces, aparenta ser el culpable el propio marido de Amy y este parece ocultarnos algo. La narración alterna varios puntos de vista y durante los primeros compases se nos dan pistas de qué ha pasado con Amy o cómo era la relación entre la pareja. Al principio el protagonismo recae sobre Affleck (que no lo hace nada mal), y más tarde hay un soplo de aire fresco y se da la vuelta todo para seguir los pasos de Amy.

Tiene un montaje ágil, una fotografía estupenda, una banda sonora ambiental perfecta de Trent Reznor, y los sucesos cobran un ritmo que tanto el guión como la dirección saben llevar a la maravilla. La intriga se mantiene y da paso a descubrimientos asombrosos, y la mecha por querer ver qué pasará nunca se apaga. En concreto, tengo que remarcar el personaje de Amy y la actuación de Rosamund, que es una de las cosas más vastas que he visto en pantalla en mucho tiempo, se come la película ella sola, y es que me atrevo a decir que tan solo por ella vale la pena ver esta cinta (increíble que no ganase su nominación al Oscar por este papel). Ojo, es que además, la peli es cojonuda en todo su conjunto. Si tenéis oportunidad, vedla. Os dejará muy rotos, y eso mola.

2. Ex Machina (2015)

2. Ex Machina
Ex Machina, de Alex Garland

El año pasado el cine nos dejó para el recuerdo esta soberbia pieza de ciencia ficción de la mano de Alex Garland, debutando como director (tras haber sido guionista de 28 días después o Sunshine). Ex Machina es una especie de thriller psicológico de ciencia ficción. Como si de un buen capítulo de Black Mirror se tratase, Garland nos traslada en su poco más de hora y media hasta una casa alejada en las montañas donde reside Nathan, un programador multimillonario y solitario. A la casa llega un empleado de la empresa de este, Caleb, el ganador de un concurso para pasar una semana con Nathan. El premio consiste en participar en un test de Turing que involucra a la última creación del programador; Ava, una mujer-robot.

La película, que resulta casi minimalista en todos sus aspectos, apuesta por una escenografía prácticamente única dentro de la opresiva casa y los bellos alrededores, y pivota en derredor de estos tres personajes, los únicos actores de toda la cinta (excepto por un cuarto con menos protagonismo en pantalla). Dicho esto, hay que hacer hincapié en las impecables interpretaciones de Alicia Vikander, Oscar Isaac y Domhnall Gleeson, un espectáculo cargado de matices y sutilezas, en especial las de ella. Aunque el punto fuerte del filme es su guión, pulido y muy entretenido de seguir, y toda la atmósfera que se va formando de inquietudes, dudas, conflictos y falsedades.

Dentro de este triángulo de relaciones se mueve el espectador, bailando en una cuerda floja que va subiendo en intensidad, creando una expectación que se sabe acabará explotando de un momento a otro. Ex Machina lo tiene todo para pasar a ser una de las grandes cintas del género de los últimos años y de la década, seguramente. Con unos efectos especiales perfectos (ganadores del Oscar), y una propuesta fuera de lo común, Alex Garland es capaz de hacernos añicos la cabeza. Si os gusta la ciencia ficción, qué digo, si os gusta el cine, ya estáis tardando. Imperdible.

1. Enemy (2013)

1. Enemy
Enemy, de Denis Villeneuve

Un apunte llegados aquí. Recordemos, esta lista es de pelis para comerse la cabeza, ¿sí? ¿Con eso dejo claro que son pelis poco convencionales? Bien, lo menciono porque Enemy, la número uno en esta lista, es una cinta que a algunos maravilla (me incluyo), y que para otros pasa sin pena ni gloria. O simplemente no saben apreciarla porque no la entienden o ya no les gusta por dejarlos insatisfechos tras un primer visionado. Algo normal, por otra parte.

Enemy, un thriller psicológico de Denis Villeneuve, protagonizada por Jake Gyllenhaal, es una ligera adaptación de un relato de José Saramago titulado El hombre duplicado. Y la cinta abre con la siguiente cita del autor: «El caos es un orden aún por descifrar», la cual, ya debería darnos algunas pistas de por dónde van a ir los tiros. Enemy requiere de toda nuestra atención, y aún con esas, posiblemente, no la captes en toda su esencia cuando termine. No pasa nada, es en cierta medida lo que se propone. Lo que la hace brillar es la experimentación con la que juega, la duplicidad, los juegos de espejo, las dobles lecturas, y ese caos que hay que ordenar.

Una breve sinopsis de su argumento podría ser esta: «Adam es un profesor de historia con una vida monótona quien un día, tras alquilar una película, descubre viéndola a un actor que es fisicamente idéntico a él. Obsesionado con esto, comienza a investigar sobre este otro hombre y trata de buscar un sentido». Jugando con una fotografía opresiva, un ritmo tenso, y un guión sugerente, Enemy te mete de lleno en su trama, te vuelve loco. Te deja tan tocado que cuando acaba, estarás tratando de poner las cosas en su sitio por días. Yo mismo acudí a internet en busca de aclaraciones, estremecido por el final. No os diré que corráis a verla, porque por experiencia sé que no a todos les parece tan francamente buena como a mí. Pero lo que nadie puede negar, es la salvajada que hace con tu cabeza. Y a veces, qué coño, a veces mola sentirse así de aplastado y perdido con una película.


Las 5 mejores películas modernas
para comerte la cabeza [en vídeo]


(Como siempre, os invito a dejar en los comentarios vuestras propias listas)

Anuncios

4 thoughts on “Las 5 mejores películas modernas para comerte la cabeza

  1. Te llevo siguiendo desde hace tiempo y hoy me voy a animar a comentar. Me apunto todas las películas y te recomendo que veas “Código fuente”, también de Jake Gyllenhaal. En esta, al igual que tu con “Enemy”, me dejó varios días con un regusto amargo hasta que al final le encontré un sentido. Eso sí, debo admitir que tuve que tirar de Google porque es complicada.

    Un saludo y sigue así.

    • ¡Encantado de que te animes a comentar!

      No conocía Código fuente pero me la apunto ya mismo. La temática viajes en el tiempo me flipa demasiado. Y Gyllenhaal siempre me cae bien en pantalla. Ya puestos, otra moderna de él que también me gustó bastante es Nightcrawler. No te deja loco al nivel de Enemy, pero es sorprendente el papel que interpreta.

      Gracias por pasarte, ¡nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s