El dilema del buen libro aburrido

El dilema del buen libro aburrido

¿Nunca habéis encontrado, leyendo un libro, partes aburridas/lentas/soporíferas que os han dado ganas de dejar de lado la lectura? Seguro que sí, pero no solo eso, voy más allá. ¿Nunca os ha pasado el hecho de encontrar esas partes dentro de un libro que en realidad es bueno? ¿Cómo?, ¿es esto posible? Sí, sí, o eso pienso.

Existen millones de libros y si eres un lector habitual estoy seguro de que alguna vez te ha pasado algo semejante. Desconozco si esto tiene nombre o no, pero yo lo llamo; «el dilema del buen libro aburrido». Este título, obviamente, hace referencia a eses libros en concreto que te pueden gustar, pero en los cuales encuentras partes aburridas que desearías que no existiesen. Y yo me pregunto… ¿Soy el único al que le persigue este mal?


El dilema del buen libro aburrido

Es sencillo. ¿De qué va esto? Bien, en primera instancia hay que tener en cuenta que este asunto se puede presentar en cualquier libro y no a todos les tiene que parecer igual. Para que surja basta con que en el argumento de la novela haya algo que te guste (automáticamente ese libro para ti pasará a formar parte de la lista de buenos libros), y algo que aborrezcas (pasará a convertirse también en un libro aburrido, aunque solo sea por momentos…). ¿Lo entendéis? Tranquilos, os voy a contar un caso personal reciente en el que este «dilema del buen libro aburrido» me explotó en la cara para que así entendáis mejor de lo que quiero hablar en esta entrada del blog.

Este ejemplo se dio cuando a principios de este año leí La casa de hojas (libro al que, por cierto, le dediqué una reseña en La piedra de Sísifo). La novela ergódica de Mark Z. Danielewski es un libro complicado e intrincado que va oscilando entre varias tramas. La principal, y la que ocupa el mayor volumen de páginas, fue para mí la parte interesante del libro. Sin embargo, entre medias, hay muchísimas participaciones de otra trama secundaria, la de un personaje en concreto del libro (que está ligeramente ligado a la trama principal, pero tampoco demasiado, lo que extiende más aún esa sensación de relleno/vacío/momentos insulsos). Resumiendo, el argumento general de la obra me gustaba bastante y me tenía interesado, pero cada vez que aparecía la trama secundaria de ese personaje, se me hacía muy tedioso seguir leyendo.

Dilema
¡Doh! ¡Estúpida Lisa!

Y he aquí cuando se genera el dilema. Sobre todo si sois lectores como yo, de esos tiquismiquis a los que no les gusta dejarse un libro a medias una vez lo han empezado (a pesar de que estoy intentando cambiar esto con el tiempo). Sí, me sucede tal cosa, me irrita dejar una lectura a medias. Aunque admito que si un libro no te entretiene deberías dejarlo y pasar a otro que sí lo haga, que para eso hay tantos, y si otros lectores lo hacen no me molesta. El caso es que, por ejemplo con La casa de hojas, el libro sí me gustaba, no así esas partes en concreto secundarias. El dilema se genera aquí, pues, al toparse con un libro que sí te gusta, pero que posee partes que sabes que no te interesan y vas a tener que enfrentar. El dilema es, en esencia, toparse con este problema y mentalizarse de cómo uno lo va a sortear o no.

A saber: 1. No puedes dejar la lectura (el libro en teoría sí te interesa). Y 2. Tampoco puedes saltarte esas partes aburridas (porque no sabes si te perderás algo importante para el devenir de la historia o, simplemente, porque no te permites eso). Yo mismo jamás me he saltado partes de un libro ni lo haré, por poco que estas me gusten. Lo veo terrible, atenta contra mí personalidad misma y contra la propia historia que el autor ha creado. No señor. Esa no es una opción. Así que fíjate, de pronto, así sin comerlo ni beberlo, ¡bum!, ahí lo tienes. Toma dilema. ¿Qué hacer? Pues, mmmm… al parecer, en mi caso, no he dado con una solución. La única vía es una huida hacia delante, seguir leyendo, tragarte esa parte que no te gusta y rezar para que no aparezca más en el libro. Y es que por muchas vueltas que le doy, no creo que tenga otra solución (por lo menos en mi caso), y me genera algunos quebraderos de cabeza.

¿Vosotros os habéis topado con algo parecido? ¿Cómo hacéis cuando ocurre algo así? Necesito oír/leer otras opiniones al respecto, necesito compañeros en este naufragio lector…

Algunos de mis casos con libros “dilema”

Ya que estoy, aprovecho la ocasión para dar a conocer algunas de mis lecturas en las que me ha surgido este dilema. Me he dado cuenta, con el tiempo, que suele suceder sobre todo en libros con múltiples puntos de vista o personajes que se mueven en diferentes tramas. Recalco, por supuesto, que estas son solo mis opiniones.

Este maldito dilema del «buen libro aburrido» me ha saltado a la chepa en diferentes grados de extensión e importancia con las siguientes obras:

  • El tipo más raro del mundo, de Derek B. Miller
    (la trama del anciano y el niño me gustaba, la trama policiaca entorpecía)
  • Plenilunio, de Antonio Muñoz Molina
    (solo las partes del asesino eran absorventes, las del detective aburridas)
  • ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick
    (a pesar de que el libro me encantó, las partes de Roy se me hicieron algo tediosas)
  • Las obras escogidas de T. S. Spivet, de Reif Larsen
    (la historia a mitad de libro sobre la madre del protagonista se me antojó lenta)
  • Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin
    (siempre se me atascan, en especial, los capítulos de Daenerys)
  • El señor de las moscas, de William Golding.
    (pesado por momentos, brillante en ocasiones)
  • Desde mi cielo, de Alice Sebold
    (no explota realmente su faceta más original y a ratos es mundano)
  • La tabla de Flandes, de Arturo Pérez-Reverte
    (interesante en sus resoluciones, pero también falto de ritmo y algo monótono)

Podéis participar en los comentarios vosotros mismos
añadiendo lecturas en las que también os haya pasado el dilema.

Anuncios

2 thoughts on “El dilema del buen libro aburrido

  1. Interesante post. Tal y como comentas, a cualquier lector empedernido le ha pasado lo que a ti. Y a mí también me sucede. Por un lado, el orgullo me exige que termine el libro y, por otro, te dan ganas de prenderle fuego.

    Yo suelo mentalizarme, es decir, voy con la idea de que si ahora me toca comerme un pedazo aburrido es posible que más tarde disfrute de un momento álgido. En el equilibrio está la clave y me temo que esto no depende ni de tí ni de mí, sino que depende del autor del libro. Unos lo hacen mejor que otros, obviamente. Últimamente trato de intentar “aprender” a rechazar un libro, a decir basta, pero es tremendamente difícil.

    De hecho hace poco me leí “La última puerta” y desde el principio me pareció muy malo, ya que me parece que está más enfocado a un público infantil. Sin embargo, aparecen expresiones y palabras muy complicadas y rebuscadas para ser un libro destinado a ese público.

    Y de repente te encuentras con libros como “La saga del Mar Quebrado”, destinado al joven adulto y que, a pesar de ello, a mí me fascinó completamente.

    Debido a que estoy desde hace dos meses con exámenes infinitos no he podido leer nada pero he ido adquiriendo cual hormiga una colección para cuando llegase mi ansiada libertad. Entre ellos está la saga entera de “Canción de Hielo y Fuego”. Estoy un poco acongojado, ya que por lo que se al tercer o cuarto libro se vuelve muy espesito y con mucho relleno, debido a que la editorial presionó a G.R.R.Martin para sacarlo antes y sacó dos separados.

    Libros con algunos momentos interesantes y muchísimos aburridos son para mí: “La chica mecánica”, “American Gods”, “Media Guerra”, “Pórtico”, etc.

    Como “némesis” personal diré “El pistolero” de Stephen King. No pude acabarlo y ahí está, en la estantería, riéndose de mi fracaso. Algún día…

    PD: Vi la película de “The Lobster” y, aunque no me gustó, me resultó muy curiosa. La de “Enemy” la tengo pero aún no he podido verla porque estoy de faena hasta el cuello (maldita Ingeniería).

    PD2: Tu anterior entrada me gustó mucho pero no tuve la energía para comentar, así que te lo dejo aquí.

    PD3: ¿Para cuando un post de música indie? Me gusta mucho los grupos “desconocidos” y “extraños”. De hecho descubrí en esta web el grupo “This will destroy you”. De ese mismo estilo quizás te pueda gustar “Jani R”, “Special Others”, “Acidman”, “Flashbulb”, etc.

    • Hola, Víctor. Creo que has escrito el comentario más largo en la historia del blog, jajaja. ¡Me encanta!

      Yo también estoy tratando de aprender a rechazar un libro si no me gusta, aunque todavía me cuesta. Por ejemplo el último que leí, La feria de las tinieblas, de Bradbury, no me gustó, y aún así lo terminé. Ya desde el principio me tiraba para atrás, y no sé, supongo que lo seguí por si mejoraba, pero vaya tostón…

      Sobre Canción de Hielo y Fuego, yo me he leído los tres primeros y este verano tengo pendiente empezar el cuarto, que es en ese cuando se dice que la saga va un poco para abajo y hay tramas aburridas. Todavía no sé cómo será, pero te puedo asegurar que lo que yo he leído hasta ahora lo he disfrutado a morir. Sobre todo Tormenta de Espadas, el tercero, es uno de los libros más increíbles que he leído jamás. Tienen más de 1.000 páginas y lo devoré, solo quería más y más, jajaja.

      Yo tuve también un némesis personal hace unos años; El tren de la medianoche, del autor español Carlos Ruiz Zafón. Forma parte de una saga suya juvenil, el primero me gustó mucho y este segundo fue terrible. No me agradó nada y lo dejé porque me aburría a cada página. Una pena.

      Sobre tus postdatas; no me sorprende lo de The Lobster, jajaja. A ver Enemy qué te parece. A mí me fascina, pero lo más corriente es que no deje buen sabor de boca. En cuanto a post de música, pues ahí estoy intentando hablar más últimamente en el blog acerca de eso. Dentro de no mucho volveré con algo sobre ello. No conozco esos grupos que me dejas, les daré una oída con mucho gusto. Ahora mismo no se me ocurre una banda parecida a This Will Destroy You, quizá y salvando las distancias, te pueda molar Kwoon, uno de mis grupos favoritos de post-rock (a pesar de que solo tienen dos discos y un EP). Y ya puestos, otro poco conocido que tiene temas muy interesantes; The Seven Mile Journey.

      Y eso es todo, creo. Muchas gracias por pasarte y comentar así, es un lujazo. ¡Nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s