Me he creado Wattpad (¡sígueme!)

Me he creado Wattpad

¡Así es, me he creado Wattpad! Hacía ya un tiempo que conocía la plataforma y, no sé porqué, nunca me entraron las ganas de crearme un perfil y subir mis escritos. Sin embargo, hace unas semanas me paseaba yo por internet como de costumbre cuando de pronto vino a mi cabeza el nombre de la web. Y, esta vez ya sí, y de nuevo sin saber muy bien porqué (al parecer en mi cabeza no hay nadie a los mandos, ¿cierto?) me creé una cuenta.

«¡Uoh, uoh! Pero, Dani, para el carro, ¿de qué demonios nos estás hablando? ¿Un Watt… qué? ¿Que te has creado lo cualo? Mi no entender nada…» Vale, vale. Tenéis razón, voy muy deprisa. Pero no pasa nada, para eso os leo las mentes y puedo echar el freno y explicaros todo paso a paso.

¿Listos? Venga, que rebobino, dejad que programe un segundito mi máquina del tiempo.

Sigue leyendo

Anuncios

6 Viners verdaderamente buenos / Recomendaciones

6 Viners verdaderamente buenos

Desde hace aproximadamente poco más de un año, visito Vine casi todos los días. ¿Que qué es Vine? Imagino que si has entrado a leer esta entrada ya sabrás lo que es, pero por si las moscas… Vine es esa “aplicación” o plataforma tan loca que surgió en el año 2012 bajo la idea de subir pequeños vídeos de un máximo de 6 segundos en formato loop (es decir, que se reproducen continuamente sin fin). La aplicación fue creciendo muy a lo bestia y hoy en día es casi tan famosa como Instagram o Snapchat. Por así decirlo, es como una versión reducida de YouTube.

Como decía, me picó la curiosidad y me instalé la aplicación para el móvil hace tiempo. Tengo cuenta, pero solo la uso para seguir a otros (ya tuve mi momento de subir vines y al final preferí borrarlos, más por vergüenza que por otra cosa). El caso es que, al igual que hice el año pasado con la entrada de YouTubers verdaderamente buenos, hoy me apetece recomendaros unos cuantos Viners. Me ceñiré a contenido en español (a pesar de que veo mucho en inglés muy bueno) y no, no voy a recomendar a Tumamametoca porque lo ha ido dejando con el tiempo, ni a David Sainz que ya lo recomendé en la entrada de YouTubers junto con Malviviendo. Eso sí, como siempre, esto es una lista personal y en comentarios podéis aportar vuestros elegidos. Por cierto, todos los de la lista hacen vídeos de humor… me parece un poco tonto remarcar esto último porque el 90% del contenido de Vine es solo humor, pero bueno, por si acaso (y sí, me he inventado totalmente esa estadística, pero seguro que no ando muy equivocado).

Sigue leyendo

Reflexión | ¿Están condenados a morir los videoclubs?

Están condenados a morir los videoclubs

Llevo un buen tiempo con este sentimiento mezclado de nostalgia, añoranza y algo de incertidumbre rondando alrededor de mí. Es una combinación de recuerdos, otras veces de pensamientos surgidos de mi imaginación, o simples preguntas lanzadas al aire sin respuesta alguna. ¿Están condenados a morir los videoclubs? Es más, ¿alguien sigue yendo a los videoclubs? Sí, alguien sigue, seguro, no me cabe duda. Pero es obvio que es un negocio que está de capa caída. Hoy quería hablar un poco sobre ello. Y conocer también vuestras opiniones o historias si tenéis al respecto.

Sigue leyendo

¡Nuevo aspecto!

El abismo de las ideasEt voilà ! ¿Qué tal, gente? ¿No notáis nada diferente? ¡Exacto! He decidido darle un lavado de cara al blog. Visualmente empezaba a estar cansado del anterior tema y llevaba ya mucho tiempo sin que me convenciese del todo, así que… ¿qué mejor que ponerme a buscar otro? Después de darle vueltas y más vueltas, ¡he aquí el resultado! ¿Os gusta? La verdad es que es lo que más me ha gustado después de pasarme horas dando vueltas en al sección de temas. Había otros temas bonitos también, pero no se adecuaban a lo que quería exactamente para el blog. Este me parece el más idóneo, aunque quién sabe, quizá dentro de otro año me aburra y lo vuelva a cambiar. Sea como sea, ¡los cambios siempre son buenos, no hay que quedarse dormidos!

Aprovecho también esta pequeña entrada para hablar un poco más directamente con vosotros, mis seguidores, o mis lectores, o gente aleatoria que termina aquí por a saber qué motivo. ¡Hola! ¿Cómo va eso? Quiero que me digáis algo. Ya… ya sé… mendigar comentarios es quedar muy mal, imagino. Tampoco los estoy mendigando, ¿vale? Es simplemente que me gustaría comunicarme más con la gente que me lee y no soléis dejaros ver mucho. Cuando en realidad siempre me alegra recibir comentarios nuevos. Puede que uno de los motivos de la ausencia de comentarios fuese que el botón de «Deja un comentario» que hay en cada entrada no se viera muy claro en el anterior tema. Esa es una de las razones por las que el blog estrena nuevo aspecto. Ahora el botón se ve más y mejor, ¿verdad? ¡¿Verdad?! (Decidme que sí o me pego un tiro… Já, nah, es broma… ¿O no?)

Otra de las razones es porque hace poquito, más o menos un mes y medio, ¡este blog cumplió 2 años! ¿Os lo podéis creer? Sí, dos años ya. Parece mentira. Vale que el primer año estuve muy ausente y hubo pocas entradas, pero en el 2015 empecé a ser más regular como prometí y aquí sigo. Y por lo que veo cada vez os gusta más porque el blog está creciendo en visitas continuamente (y también en comentarios, sí, aunque pocos, pero os vais dejando notar… espero que cada vez más). Y ya sé que este cambio no coincide con la fecha del aniversario pero ey, tampoco tenía previsto que coincidiese. En fin, ya veis. El motivo de esta entrada era explicaros el nuevo cambio y que no os alarmaseis por ver esto algo distinto. Está todo correcto. Viento en popa a toda vela. ¿Os interesa saber qué rumbo va a tomar el blog a partir de ahora? Pues de momento no tengo gran cosa planeada. Lo sé, quizá suena decepcionante, jejeje. Pero no son malas noticias. Es decir, voy a seguir como hasta ahora, más aún a poder ser. Habrá entradas todas las semanas y como siempre variadas. Ya me conocéis y sabéis de lo que voy hablando normalmente. De eso va a seguir el blog, si os gusta, aquí seguiré. Y si me recomendáis a vuestros amigos, mejor que mejor.

Quizá deje caer alguna que otra nueva sección por el blog o ya veremos. Según vayan yendo las cosas. Todo se verá. Por cierto, aprovecho para recordar que podéis seguirme en Twitter (a veces suelto cositas que por aquí no veis. Por ejemplo; el otro día dejé caer mi quiniela para los Oscars 2016. Acerté 13 premios, por si a algún cinéfilo le interesa el dato) y también en La piedra de Sísifo (blog que si no seguís ya estáis tardando), donde cada mes aporto algún que otro artículo interesante (mi próxima colaboración va a ser una reseña del libro La casa de hojas, una locura de mucho cuidado. Estad atentos). Y bueno nada más, creo que por el momento eso es todo. Espero que os guste el nuevo aspecto, es más fresco y sencillo de leer, ¿no os parece? ¡Ah! Y se me olvidaba: gracias por estar ahí, al otro lado. Sois la razón de que siga soltando mis chorradas al mundo. ¡Nos vemos!

El maltrato a los hombres existe (y nadie les defiende)

Violencia al hombre

Soy consciente de que abriendo este tema en el blog, con esta entrada, me estoy metiendo quizás en un enredo importante. Sé también lo delicado que es este asunto y tampoco es que yo sea nadie para hablar de ello, pero bien es cierto que desde un tiempo a esta parte es algo sobre lo que he estado meditando detenidamente, y de una forma u otra es algo que me rodea y con lo que tengo ciertas discrepancias. Hoy quiero hablar del maltrato a los hombres (sí, porque este también existe). Y el principal motivo para querer hablar de ello es, precisamente, que casi no se habla de ello.

Sigue leyendo

Reflexión | Las mentiras que les contamos a los niños

RegalosOs quiero contar una curiosa historia que sucedió hace bastantes años, cuando yo tenía unos cuatro o cinco inviernos a mis espaldas. Es una historia navideña, pero ya os aviso que no tiene un final feliz. Ocurrió, como digo, durante un invierno. Veréis, mis padres nunca se habían (ni se han) caracterizado por ser especialmente habilidosos o discretos a la hora de comprar los regalos de Navidad. Quizás hay gente que no sabe o no conoce el arte de la discreción para estas cosas, sea como fuere, ellos no lo ocultaban muy bien. Quiero decir, yo en aquella época era un niño inocente todavía que creía en magia y en Papá Noel y en Los Reyes Magos y ellos la verdad es que no ponían mucho empeño en mantener la ilusión a flote. Recuerdo que hablaban casi abiertamente acerca de los regalos, de cuándo tenían que ponerlos bajo el árbol, o temas así, sin ser muy reservados. Hablando con ese tono pícaro en la voz ante mí, susurrando o chismorreando medio a escondidas, como si el niño no fuese a darse cuenta. Como si el niño fuese aún muy tonto para fijarse.

Sigue leyendo

Despidiendo el año / 2015

Adiós 2015

Se nos acaba el año. 2015 llega a su fin y aquí estamos todos, listos para despedirlo. Un gran año este, al menos para mí y el blog. Es hora de hacer un breve repaso a todas las ideas que han ido recorriendo este lugar durante los últimos doce meses. Desde aquella primera entrada de principios de año (¿os acordáis?), en la que echaba la vista atrás y prometía que daría un giro de 180º en el blog, muchas cosas han pasado. La primera de todas, y de la que más orgulloso estoy, es que juré que iba a escribir entradas mucho más a menudo. Y esto ha sido así. Con constancia, además. Empezando por un par de entradas cada mes hasta llegar al ritmo actual en el que he llegado a subir una entrada cada semana.

Bien, no quiero aburrir mucho con datos y demás hoy, pero siento necesario hacer esto, más para mí que para mis lectores. A modo de análisis. Por ejemplo; este año he creado (contando esta) un total de 47 entradas. Esto se ha visto traducido en un aumento del número de visitas que siempre ha ido creciendo exponencialmente con el paso de los meses. Para que os hagáis una idea vosotros, este no es un blog que reciba miles de visitas, es un blog modesto (al menos de momento), y el mes que más visitas recibió fue septiembre, con 471 visitas. Para mí, no obstante, eso es una cantidad muy respetable. Y no sabéis lo contento que me pone ver esos números, porque de alguna forma sé que la gente lee mis tonterías y para cualquier escritor eso siempre es agradable. Así mismo, para que veáis la diferencia, el mes con peores visitas fue marzo, con solo 42. Pero bueno, los primeros meses del año fueron bastante similares y esos números eran comprensibles al fin y al cabo, hasta que en julio recibí un salto bastante pronunciado que se ha ido manteniendo.

Otro dato, mi grueso de visitantes son españoles. Pero le siguen lectores de México, Argentina, Estados Unidos, Colombia, y Chile (en ese orden), solo por mencionar los primeros. El mejor día del año, por cierto, fue el 23 de septiembre. Día en el que recibí de golpe 118 visitas. En este caso por la entrada del Torneo Medieval (que ha sido la más vista del año y de la historia del blog). También ha habido un total de 18 comentarios (sin contar los míos), cosa que agradezco un montón porque me encanta leer lo que mis lectores tengan que decir, y 35 “Me Gusta” dados por otros blogueros a entradas del blog. Y en total, si sumamos las visitas de todos los días, semanas, y meses, nos da como resultado que este año 2015 ha habido un poco más de 2300 visitas en el blog. Eso es una cifra realmente grande, que espero de todo corazón poder seguir aumentando con el paso del tiempo.

La verdad es que creo no mentirme a mí mismo cuando pienso que 2015 ha sido el mejor año de mi vida. Seguramente el más completo, apasionante, y feliz de todos. En mis estudios he sacado grandes notas (las mejores que he sacado nunca estudiando). He terminado de escribir mi segunda novela, un libro del que estoy totalmente orgulloso y el cual hasta el momento es lo mejor que he escrito. He ganado un concurso precioso con un precioso relato. He encontrado el amor, o más bien el amor me ha encontrado a mí. He leído grandiosos libros apasionantes que me han enseñado grandes cosas. He creado una sección acerca de mis frustraciones videojueguiles. He ido al cine más que nunca (con lo que eso conlleva). y muchas maravillas más (incluso tristes o nefastas), que hacen de este año el año más rebosante de vida que he vivido hasta ahora. Y que me parta un rayo si no lo he disfrutado, con todos sus pros y sus contras.

Y sí, digo todo esto y hago todo este repaso porque para este nuevo año próximo, el 2016, pienso seguir por aquí. En enero mismo el blog cumplirá dos añitos (a pesar de que su primer año de vida fue muy poco activo). Espero poder seguir todo el tiempo que me permitan mis otras actividades. Me encanta esto porque es mi pequeño espacio en el que tengo total libertad de expresión. Aquí me siento cómodo. Me encanta ver que cada vez hay más visitas y que esto crece y crece, saber que estáis al otro lado leyendo mis locuras. Así que ahora solo queda prepararse para las campanadas, tener a mano las doce uvas y recibir al 2016 con los brazos abiertos. Si va a ser tan buen año como este 2015, entonces aquí estaré yo para recibirlo con una gran sonrisa. Mis queridos lectores, muchas gracias por leerme y estar ahí al otro lado compartiendo esto conmigo. Os deseo a todos feliz Navidad, felices fiestas, y feliz año nuevo. ¡Nos vemos pronto y mucho!

Crónica de un cinéfilo enfurecido

Crónica de un cinéfilo enfurecido

Veréis, tengo que desahogarme de alguna manera, y siento que si no lo hago por aquí, acabaré asesinando a alguien… El tema que quiero tratar hoy es un tema muy simple. Uno por el que seguramente todos habéis pasado alguna vez. Compráis una entrada de cine, os preparáis para el evento, entráis en la sala con emoción, buscáis vuestra butaca, os sentáis y esperáis con ganas que las luces se apaguen y de comienzo la ansiada película de turno. Pero sucede algo. La gente. Eso sucede. Vosotros. Nosotros. Yo, tú. Todos. «El hombre es un lobo para el hombre». Somos unos jodidos y estúpidos tocapelotas. Tú, yo, él, ella, ellos, nosotros, vosotros, aquellos, mierda callaos de una vez, ¡quiero ver la película!

Punto. Pausa. Necesito reordenar mis pensamientos…

Sigue leyendo

Retahíla de cosas imbéciles

Hoy voy a hacer honor más que nunca al subtítulo del blog, sí, ya sabéis; «El blog de las pequeñas ideas». Y es que el caso es que tengo algunos cuantos apuntes de cosas estúpidas de la vida que me chirrían cuando las veo y muchas veces tengo la sensación de que soy yo el único del mundo al que le molestan. No sé, llamadme tiquismiquis, pero allá van algunas tontunas que me ponen muy nervioso.

LlamadaColgar el teléfono sin despedirse (en series y pelis)

Vamos a ver, no puede ser que solo sea yo el único al que esto le altera la sangre. Me refiero a cuando estás viendo una serie o una película y suena el teléfono (mi nerviosismo aumenta todavía más si tardan un montón de tiempo en descolgar o en decir algo cuando descuelgan). Lo normal, os lo juro, haced la prueba, es que cuando hay una llamada en una serie o una peli, esta termine sin que los dos personajes se despidan el uno del otro. ¡Y por Dios cómo me altera eso! Sí, me repatea porque en la vida real nunca ocurre tal cosa. De hecho en la vida real, no sé vosotros, pero yo muchas veces hago el típico; «chao, chao». O sea, dos veces. ¡Llego a despedirme hasta DOS veces! No sé, por si el otro no me ha oído bien o lo que sea. La verdad es que creo que soy un poco raruno para eso…

En fin. A lo que iba. Los de las series o pelis me ponen aún más nervioso cuando el diálogo de la llamada es muy intenso. Quiero decir, cuando se mandan un mensaje muy importante entre ellos y lo lógico sería despedirse para que quede bien claro que se ha recibido la información. Por ejemplo, uno dice; «Así que ve allí y mata a ese tipo como está acordado, ¿de acuerdo? Quiero que termines el trabajo esta noche». Vale. Eso dice uno. Y el otro debería decir algo como; «Claro, muy bien. Cuenta con que lo haré. Nos vemos». ¡Pues NO! No dice nada de eso. Va y con dos cojones cuelga el teléfono. Simplemente cuelga sin decir nada más. ¿Pero cómo se supone que el primero va a entender entonces que el otro tipo ha captado el mensaje y hará el trabajo? ¡¿Cómo?! ¡Dios! De verdad… así pasa siempre. Fijaos y ya no podréis soportarlo.

Sigue leyendo

Una mirada al mundo de mis sueños

Sueños

Creo que he expresado en más de una ocasión mi admiración por el mundo de los sueños. Me parecen fascinantes. Es increíble que todos los tengamos y que cada uno de nosotros vea cosas diferentes. Cosas a veces maravillosas o enigmáticas. De pequeño solía tener muchas pesadillas que me atormentaban, pero con el paso del tiempo las fui perdiendo por el camino. Quizá por esas experiencias de noches horribles y estresantes, siempre guardé en mi interior un deseo de poder controlar mis sueños. Deseaba poder soñar con lo que quisiese y hacer lo que quisiese en esas horas.

Hace algunos años, por estos motivos, y con internet a mi disposición, comencé a investigar más a fondo sobre el mundo de los sueños. De alguna forma caí en páginas que hablaban de los sueños lúcidos. Esto me llamó mucho la atención. Al parecer, hay gente que se ejercita para tener sueños lúcidos, lo que viene a ser lo mismo que poder controlar lo que sueñas y lo que haces en tus sueños. Me explotó la cabeza. No sabía si aquello era una grotesca broma o si era real, no importaba, el caso es que yo también quería ser dueño de mis noches.

Sigue leyendo