Retahíla de cosas imbéciles

Hoy voy a hacer honor más que nunca al subtítulo del blog, sí, ya sabéis; «El blog de las pequeñas ideas». Y es que el caso es que tengo algunos cuantos apuntes de cosas estúpidas de la vida que me chirrían cuando las veo y muchas veces tengo la sensación de que soy yo el único del mundo al que le molestan. No sé, llamadme tiquismiquis, pero allá van algunas tontunas que me ponen muy nervioso.

LlamadaColgar el teléfono sin despedirse (en series y pelis)

Vamos a ver, no puede ser que solo sea yo el único al que esto le altera la sangre. Me refiero a cuando estás viendo una serie o una película y suena el teléfono (mi nerviosismo aumenta todavía más si tardan un montón de tiempo en descolgar o en decir algo cuando descuelgan). Lo normal, os lo juro, haced la prueba, es que cuando hay una llamada en una serie o una peli, esta termine sin que los dos personajes se despidan el uno del otro. ¡Y por Dios cómo me altera eso! Sí, me repatea porque en la vida real nunca ocurre tal cosa. De hecho en la vida real, no sé vosotros, pero yo muchas veces hago el típico; «chao, chao». O sea, dos veces. ¡Llego a despedirme hasta DOS veces! No sé, por si el otro no me ha oído bien o lo que sea. La verdad es que creo que soy un poco raruno para eso…

En fin. A lo que iba. Los de las series o pelis me ponen aún más nervioso cuando el diálogo de la llamada es muy intenso. Quiero decir, cuando se mandan un mensaje muy importante entre ellos y lo lógico sería despedirse para que quede bien claro que se ha recibido la información. Por ejemplo, uno dice; «Así que ve allí y mata a ese tipo como está acordado, ¿de acuerdo? Quiero que termines el trabajo esta noche». Vale. Eso dice uno. Y el otro debería decir algo como; «Claro, muy bien. Cuenta con que lo haré. Nos vemos». ¡Pues NO! No dice nada de eso. Va y con dos cojones cuelga el teléfono. Simplemente cuelga sin decir nada más. ¿Pero cómo se supone que el primero va a entender entonces que el otro tipo ha captado el mensaje y hará el trabajo? ¡¿Cómo?! ¡Dios! De verdad… así pasa siempre. Fijaos y ya no podréis soportarlo.

Sigue leyendo

Anuncios

No se puede mezclar lo mejor de dos mundos

Soy un humano que se despierta un buen día en su cama y tiene la más brillante de las ideas. Así que, ¡cómo no!, impulsado por mi ambición, voy a llevar a cabo lo que se me acaba de ocurrir. Juego a ser Dios, y, bum, ahí lo tienes. ¡Yogures con trozos de fruta! ¿Qué? ¿Cómo? ¿Pero qué has hecho? ¡Wow, sooo, para el carro! ¡Echa el freno, loco, que nos matamos!

1553452La lista no se limita a un único invento revolucionario. ¡Ay, si tan solo fueran esos malditos yogures con trozos de frutas! Pero es que no, no es solo eso. Y es que en serio, humanos, ¿qué estamos haciendo? No podemos coger lo mejor de dos mundos. Hay que aprender la lección de una vez. A ver, los visionarios, poneos en fila que os vamos a ir dando una colleja a cada uno. Empezaremos por el tío listo que decidió meter licor dentro de bombones. ¡No! ¿Cómo se te ocurre? O chocolate o licor. ¿Las dos cosas juntas? ¡Anda y tira para tu casa! ¿Siguiente? ¿Cómo? ¿Helado y galleta? Serás… O uno o lo otro. ¿Para qué quieres las dos cosas al mismo tiempo? Tu paladar no puede con ambas. Espera que saboreo la vainilla que se deshace en mi lengua mientras muerdo la galleta con torpeza.

¿Qué más? ¡Ah, sí! Mezclar pasta con carne. ¿Estás mal de la cabeza? De nuevo, o la primera o la segunda. ¿Qué pasa? ¿Eres tan indeciso que tienes que comer las dos al mismo tiempo? Uhmm… es que, no sé, no sé. Pues nada, lo mezclo todo en uno y pa’lante. Ole tú. A ver, también tenemos al de las bicicletas eléctricas, ¿qué pasa muchacho, a ti no te llegó bien el oxigeno al cerebro durante el parto o cómo me explicas esto? Buscas la deportividad sana de una bicicleta pero con la comodidad asegurada de que pedalee de forma eléctrica y autónoma. ¿What? Para este la colleja que sea doble. Anda, ¿a quién tenemos aquí? Fíjaos, el lumbreras que se puso una camiseta de manga larga bajo una camiseta de manga corta. ¿Qué tal, figura? ¿Tú qué te crees, el Steve Jobs de la moda o qué? Y cuidao que viene acompañado del que hizo los lápices con goma. ¿Qué tal, todo bien? ¿Ya has conseguido borrar algo sin que se te rompa o se desgaste antes de tiempo la p*ta goma?

Mira eh, mira… Es que lo dejo aquí porque al final me voy a liar a tortazos con toa la mano abierta. Mecaguen, si es que de verdad, la vida se nos va de las manos. Que se nos va la vida, gente.