Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Se ha acabado ya la sexta temporada de Juego de Tronos y la serie continua rompiendo récords y siendo el boca a boca habitual más fuerte en esto de las tendencias televisivas. El monstruo de HBO, a pesar de encarar su recta final, sigue dando mucho de qué hablar.

A mí me tiene más entusiasmado la nueva apuesta de la cadena para este otoño (Westworld, ¡ya con tráiler!) y no os voy a mentir, mi atención está realmente puesta en la saga literaria que da pie a esta adaptación; Canción de Hielo y Fuego, que tanto se demora en escribir George R. R. Martin.

De la serie, es decir, de Juego de Tronos, solo me he visto la primera temporada (y algunas otras escenas sueltas). Y de los libros, hasta ahora, me he leído los tres primeros (pendiente estoy este verano de leer Festín de Cuervos). Sin embargo, eso ha sido suficiente para mí para darme cuenta de que odio (bueno, odiar quizá sea una palabra muy fuerte), más bien repudio, al personaje de Daenerys Targaryen. No puedo con ella. ¿Por qué? No lo tengo muy claro, pero quiero intentar aclararlo y plasmar esto por algún lado, y ya puestos, comentar algunas otras cosillas de esta saga de fantasía.

¿Qué mejor lugar que mi querido blog para hacerlo?

Sigue leyendo

Anuncios

Me empachan los libros largos

libros_gordos_o_brevesTengo un problema. Más que un problema, es una molestia. Y más que una molestia, es una pequeña pereza. Y es que los libros largos me empachan. A ver, voy a explicarme. Llevo queriendo hablar sobre este asunto desde que terminé a principios de marzo El temor de un hombre sabio —segunda parte de la trilogía de Patrick Rothfuss; Crónica del Asesino de Reyes—, el libro más largo que he leído hasta ahora (1.190 páginas). No me quejo de su extensión. Tampoco me quejo del libro, porque me hizo disfrutar como un loco en toda su longitud y no me aburrió nunca. Peeeeero… no sé, hay algo. Algo entre tantas y tantas páginas que termina por agobiarme un pelín. Quizá a vosotros, como lectores, también os pase.

Puede que todo esto venga por el simple hecho de tener un libro tan enorme entre las manos. Lo lees durante tantos días y siempre ves que te queda un montón para acabarlo. Eso no me molesta precisamente si el libro me tiene enganchado. Como digo, no es que me incordie que un libro sea muy largo. Es simplemente una sensación diferente que nace desde muy dentro de forma arbitraria, una sensación que nadie llama, pero que ella solita sale a flote. Estoy hablando de la pereza. Y no, tampoco es que tenga pereza mientras leo dicho libro largo —al menos no si este me está entreteniendo—. Es una pereza previa al comienzo de la lectura. Es una pereza que nace antes, porque piensas cosas como: «Buff… voy a estar con este libro muuucho rato. No lo acabaré en una semana, no. Esto va a llevar su tiempo». De ahí que luego te debatas internamente el hecho de ponerse con ese libro o con uno más ligero que te ocupe menos tiempo. Porque una parte de ti sabe que, si te pones con ese largo, vas a acabar empachado.

Sigue leyendo

Mis lecturas del verano / 2014

Mis lecturas del verano - 2014

El verano, normalmente, es una buena temporada para leer libros. Hay más tiempo libre, la gente aprovecha para darle un empujón a su lista de lecturas pendientes… Hoy me apetecía hacer un repaso de los libros que he leído este verano. No han sido muchos, tan solo cinco, pero algo es algo. Y para hacerlo más divertido, he decidido ordenar la lista de menos a más. Es decir, el número uno, será el que más me ha gustado. ¡Empecemos!

Sigue leyendo