¡Estreno de la webserie La última piedra!

Este abril de 2017 es un mes muy especial. ¡Se estrena por fin la webserie La última piedra!

«A lo largo de nuestra senda, la última piedra, aquella que nos molesta,
se convertirá en la pieza final de nuestro muro particular».

Este es un proyecto muy especial por varias razones. Primero, para empezar, porque es una serie dirigida por mi hermano, Adrián González (Gliese Audiovisual), creada codo con codo con Tamara Andrés. Segundo, porque yo mismo he tenido el placer de colaborar durante su rodaje. Y tercero, pero no menos importante, porque La última piedra es un proyecto nacido de la ilusión de muchas personas, que por fin ha visto la luz después de meses y meses de trabajo.

Dejadme que os explique un poco más porqué este mes de abril es tan especial…

Sigue leyendo

Tengo un problema para poner título a mis escritos

Tengo un problema para poner título a mis escritos

Llevo algún tiempo queriendo compartir esta desilusión con vosotros, lectores del blog. Sé que no estoy solo en esto, sé que no puedo ser el único. En serio, si hay algún escritor en la sala que comparta mi problema, que alce la voz y lo diga abiertamente. Animaos, formaremos un club y habrá premios para todos y esas cosas. Va, ya, en serio. Me confieso; tengo un problema para poner título a mis escritos. Un doloroso, frustrante e incómodo problema que me persigue allá a lo que mi cabeza y mis dedos escriban.

¿Qué por qué lo sé? Bueno, quizás porque hay una especie de sensación en mi interior que me molesta contínuamente cuando escribo. Más bien una sensación con vocecita que dice: «¡Eh! ¿Has pensado ya un título para esto?» «¡Eh! ¿Cómo vas a nombrar a este nuevo libro?» «¡Eh! ¿Seguro que ese título es bueno, te convence, transmite la esencia de lo que has escrito, llamará la atención? ¿Me estás escuchando? ¿Es realmente bueno? ¿Seguro? ¿Por qué no piensas un centenar de títulos más? Solo por si acaso, eh, quizá deberías darle una vuelta más, a ver si se te ocurre algo decente, inútil». Y en ese momento es cuando deseo coger una pistola entre mis manos para poder hacer callar a esa voz de mi cabeza de un jodida vez.

Veréis, ¿os acordáis de que hace unos meses dije aquí en el blog que había terminado mi segunda novela y que empezaba a corregirla? ¿Sí? Y, ¿os acordáis también que hasta tuve el valor para desvelar el título e incluso subir un par de fotos? Ejem… sí, pues tiene gracia. Esto… Que nada… Que lo he cambiado. Que el libro ya no se va a llamar así. Ya no va a ser La conjuración del tiempo. ¿A que es gracioso? ¿No? ¿Nadie se ríe? ¿Nadie? (*Dani se acerca a la pistola y amartilla el percutor…*)

Sigue leyendo

Verano con Mad Men

Mad MenEste año ha sido el último para la serie de televisión Mad Men. Tras siete temporadas en antena, la ficción de AMC se despidió el pasado mes de mayo de todos con su último capítulo. Sin embargo, yo todavía estoy lejos de verlo (aunque cada vez menos). Me pasó algo muy curioso con Mad Men, os lo contaré; hace dos años, si no recuerdo mal, en el verano de 2013, comencé a verla. Era una serie con muy buena crítica y de alto reconocimiento, así que me animé a ello. En eso estuve hasta llegar a la recta final de la segunda temporada, precisamente me quedé en La yet set (2×11). Y… hasta ahí. No recuerdo por qué ni qué hizo que dejase de verla, pero la dejé.

Esto de dejar series a medias no me es novedad. A veces me ocurre. A todos os habrá pasado. No es que quieras dejarla, pero algo pasa en tu cabeza para que la dejes aparcada (ojo, aparcada). Me sucedió lo mismo, hará también un verano, con A dos metros bajo tierra. Con ella tuve igualmente un visionado regular. Primero me vi dos temporadas, luego llegué hasta la mitad de la cuarta, y más tarde, casi un año después, conseguí terminarla. Pero a pesar de eso, oye, ahora es de mis series favoritas.

Sigue leyendo