NOTICIA | ¡El abismo de las ideas se estrena en YouTube! (y Facebook)

El abismo de las ideas se estrena en YouTube (y Facebook)

¡Noticia bomba, chicos y chicas! Así es, como leéis en el título de esta entrada; ¡El abismo de las ideas ahora también está en YouTube! (y en Facebook). ¿Y eso qué significa? Bueno, estas son novedades importantes que se merecen un hueco aquí para anunciarlas a bombo y platillo y daros unas cuantas explicaciones, preparaos que de eso va esta entrada.

Llevo ya unas semanas preparando todo este tinglado y no podía aguantarme más para presentarlo. Me ha costado lo suyo, le he echado montones de horas e incontables sudores, pero hoy por fin ve la luz este ansiado proyecto, y no podía estar más emocionado. Venga, va, cogeros un refresco o un helado bien fresquito que os cuento…

Sigue leyendo

Anuncios

¡Nuevo aspecto!

El abismo de las ideasEt voilà ! ¿Qué tal, gente? ¿No notáis nada diferente? ¡Exacto! He decidido darle un lavado de cara al blog. Visualmente empezaba a estar cansado del anterior tema y llevaba ya mucho tiempo sin que me convenciese del todo, así que… ¿qué mejor que ponerme a buscar otro? Después de darle vueltas y más vueltas, ¡he aquí el resultado! ¿Os gusta? La verdad es que es lo que más me ha gustado después de pasarme horas dando vueltas en al sección de temas. Había otros temas bonitos también, pero no se adecuaban a lo que quería exactamente para el blog. Este me parece el más idóneo, aunque quién sabe, quizá dentro de otro año me aburra y lo vuelva a cambiar. Sea como sea, ¡los cambios siempre son buenos, no hay que quedarse dormidos!

Aprovecho también esta pequeña entrada para hablar un poco más directamente con vosotros, mis seguidores, o mis lectores, o gente aleatoria que termina aquí por a saber qué motivo. ¡Hola! ¿Cómo va eso? Quiero que me digáis algo. Ya… ya sé… mendigar comentarios es quedar muy mal, imagino. Tampoco los estoy mendigando, ¿vale? Es simplemente que me gustaría comunicarme más con la gente que me lee y no soléis dejaros ver mucho. Cuando en realidad siempre me alegra recibir comentarios nuevos. Puede que uno de los motivos de la ausencia de comentarios fuese que el botón de «Deja un comentario» que hay en cada entrada no se viera muy claro en el anterior tema. Esa es una de las razones por las que el blog estrena nuevo aspecto. Ahora el botón se ve más y mejor, ¿verdad? ¡¿Verdad?! (Decidme que sí o me pego un tiro… Já, nah, es broma… ¿O no?)

Otra de las razones es porque hace poquito, más o menos un mes y medio, ¡este blog cumplió 2 años! ¿Os lo podéis creer? Sí, dos años ya. Parece mentira. Vale que el primer año estuve muy ausente y hubo pocas entradas, pero en el 2015 empecé a ser más regular como prometí y aquí sigo. Y por lo que veo cada vez os gusta más porque el blog está creciendo en visitas continuamente (y también en comentarios, sí, aunque pocos, pero os vais dejando notar… espero que cada vez más). Y ya sé que este cambio no coincide con la fecha del aniversario pero ey, tampoco tenía previsto que coincidiese. En fin, ya veis. El motivo de esta entrada era explicaros el nuevo cambio y que no os alarmaseis por ver esto algo distinto. Está todo correcto. Viento en popa a toda vela. ¿Os interesa saber qué rumbo va a tomar el blog a partir de ahora? Pues de momento no tengo gran cosa planeada. Lo sé, quizá suena decepcionante, jejeje. Pero no son malas noticias. Es decir, voy a seguir como hasta ahora, más aún a poder ser. Habrá entradas todas las semanas y como siempre variadas. Ya me conocéis y sabéis de lo que voy hablando normalmente. De eso va a seguir el blog, si os gusta, aquí seguiré. Y si me recomendáis a vuestros amigos, mejor que mejor.

Quizá deje caer alguna que otra nueva sección por el blog o ya veremos. Según vayan yendo las cosas. Todo se verá. Por cierto, aprovecho para recordar que podéis seguirme en Twitter (a veces suelto cositas que por aquí no veis. Por ejemplo; el otro día dejé caer mi quiniela para los Oscars 2016. Acerté 13 premios, por si a algún cinéfilo le interesa el dato) y también en La piedra de Sísifo (blog que si no seguís ya estáis tardando), donde cada mes aporto algún que otro artículo interesante (mi próxima colaboración va a ser una reseña del libro La casa de hojas, una locura de mucho cuidado. Estad atentos). Y bueno nada más, creo que por el momento eso es todo. Espero que os guste el nuevo aspecto, es más fresco y sencillo de leer, ¿no os parece? ¡Ah! Y se me olvidaba: gracias por estar ahí, al otro lado. Sois la razón de que siga soltando mis chorradas al mundo. ¡Nos vemos!

Retahíla de cosas imbéciles

Hoy voy a hacer honor más que nunca al subtítulo del blog, sí, ya sabéis; «El blog de las pequeñas ideas». Y es que el caso es que tengo algunos cuantos apuntes de cosas estúpidas de la vida que me chirrían cuando las veo y muchas veces tengo la sensación de que soy yo el único del mundo al que le molestan. No sé, llamadme tiquismiquis, pero allá van algunas tontunas que me ponen muy nervioso.

LlamadaColgar el teléfono sin despedirse (en series y pelis)

Vamos a ver, no puede ser que solo sea yo el único al que esto le altera la sangre. Me refiero a cuando estás viendo una serie o una película y suena el teléfono (mi nerviosismo aumenta todavía más si tardan un montón de tiempo en descolgar o en decir algo cuando descuelgan). Lo normal, os lo juro, haced la prueba, es que cuando hay una llamada en una serie o una peli, esta termine sin que los dos personajes se despidan el uno del otro. ¡Y por Dios cómo me altera eso! Sí, me repatea porque en la vida real nunca ocurre tal cosa. De hecho en la vida real, no sé vosotros, pero yo muchas veces hago el típico; «chao, chao». O sea, dos veces. ¡Llego a despedirme hasta DOS veces! No sé, por si el otro no me ha oído bien o lo que sea. La verdad es que creo que soy un poco raruno para eso…

En fin. A lo que iba. Los de las series o pelis me ponen aún más nervioso cuando el diálogo de la llamada es muy intenso. Quiero decir, cuando se mandan un mensaje muy importante entre ellos y lo lógico sería despedirse para que quede bien claro que se ha recibido la información. Por ejemplo, uno dice; «Así que ve allí y mata a ese tipo como está acordado, ¿de acuerdo? Quiero que termines el trabajo esta noche». Vale. Eso dice uno. Y el otro debería decir algo como; «Claro, muy bien. Cuenta con que lo haré. Nos vemos». ¡Pues NO! No dice nada de eso. Va y con dos cojones cuelga el teléfono. Simplemente cuelga sin decir nada más. ¿Pero cómo se supone que el primero va a entender entonces que el otro tipo ha captado el mensaje y hará el trabajo? ¡¿Cómo?! ¡Dios! De verdad… así pasa siempre. Fijaos y ya no podréis soportarlo.

Sigue leyendo

Nuevo nombre y esas cosas

¿Os habéis fijado? ¡El blog tiene nombre nuevo!

El abismo de las ideas

Voy a explicarme. Llevaba tiempo queriendo cambiarle el nombre al blog. Pesadillas del Futuro es un buen nombre, pero no era un nombre que me gustase para el blog. No me convencía del todo. El caso es que cuando cree el blog lo hice para compartir cosas de mi primera novela, pero también cosas personales. Ahora ha pasado tiempo, y el blog lo estoy dedicando más a cosas personales, a ideas que rondan por mi cabeza. Así que era obvio para mí que no podía quedarme con ese nombre.

Este es, espero, el último cambio grande que haré (también podéis ver que he añadido en la barra de la derecha la sección: «Leyendo…», por si tenéis curiosidad por saber qué estoy leyendo en estos momentos. Al igual que algunos detallitos estéticos más. Y la dirección url del blog también ha cambiado). Ya el año pasado modifiqué el diseño del blog y no quiero marear más con tanta variación. Perdonar las molestias.

¿Y a qué se debe este nuevo nombre? ¿Por qué «El abismo de las ideas»? Bueno, es sencillo; mi mente es como un abismo. La mente de cualquiera, en general, es como un abismo. Cada día nos rondan cientos de ideas fugaces que se escapan en un abrir y cerrar de ojos, cayendo en el olvido. Todo está siempre desordenado. Es un caos. Un auténtico desorden de ideas. Pretendo que el blog sea un reflejo del caos de mi mente. Pretendo almacenar aquí muchas de mis ideas, de mis opiniones, de… cosas, en general… Así que aquí estamos, cayendo en el abismo de las ideas.

¿Os gusta? A mí sí.