Por favor, ¡no más películas de sagas divididas en partes!

Los_juegos_del_hambre_Sinsajo_Parte_I-441255048-largeHarry PotterCrepúsculo, Los Juegos del Hambre, El Hobbit… ¡Ya vale! Se os está yendo de las manos, Hollywood. El otro día vi Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1, y ha sido la impulsadora de esta entrada para el blog. No he leído los libros, pero me gustaron los dos primeras películas, la que más: En Llamas. No tenía grandes expectativas con este comienzo de la tercera parte, sobre todo porque no es que me chifle la historia de Katniss, simplemente me gusta como entretenimiento. Y como tal, como entretenimiento que es, me esperaba una película entretenida. ¿Qué obtuve de sus dos horas de metraje? Sueño…

Me estaba quedando dormido. Y, vaya, tuve que pararla. Una hora un día, una hora el día siguiente. Me fui a dormir la mona. Durante la película no dejaba de pensar en lo sosa que era, lo pausado de su trama, lo insulsas que resultan ciertas tomas o diálogos. No me quejo de la trama. Por supuesto, está basada en un libro. Me quejo de que esté partida en dos partes —¡maldito seas Harry Potter por poner de moda esto!—. Y al parecer no soy el único que me quejo. La cinta tiene críticas por doquier en internet por este mismo motivo. Encima, el libro, es igual de largo que los dos primeros. O sea, si fuiste capaz de contar la historia del uno y del dos en una sola película, ¡¿para que coño partes el último en dos partes?!

Sigue leyendo