Mis 10 lecturas favoritas del 2017

Las viejas costumbres nunca mueren, ¿eh?

Bienvenidos un año más a mi ya mítica lista de las 1o lecturas que más me han gustado en estos últimos 365 días. Este 2017 ha sido más relajado que otros años, no tenía muchas ganas de empacharme con montones de libros, así que decidí desde el principio leer tan solo un puñado de lo que me apeteciese, sin obligaciones ni prisas. Al final (y casi quedándome corto, en realidad), me he animado a escribir esta entrada, seleccionando un poco de todo. Y dejando fuera, por supuesto, uno de los peores libros que he leído en mi vida, sino el peor (y que reseñé en La piedra de Sísifo para advertir al mundo entero de que se alejen de él…)

Como siempre, aviso de que las lecturas del top no son específicamente libros publicados durante el año 2017, si no que son libros que yo he tenido el gusto de leer en el transcurso de este año. Por si os los perdistéis, podéis echarle un ojo a los tops de 2014, 2015, y 2016. Espero que disfrutéis de las recomendaciones, y sin más preámbulos…

¡Aquí va mi top 10 lecturas favoritas de 2017!

Sigue leyendo

Anuncios

Mis 10 lecturas favoritas del 2016

¡Sí, amigos! ¡Ha llegado el momento!

mis-10-lecturas-favoritas-2016

Como cada año, ya es tradición aquí en las últimas semanas de diciembre sacar a relucir mi preciada lista de lecturas favoritas de los últimos doce meses. Ya lo hice en 2014, y una vez más en 2015. Esta vez no iba a ser menos.

Este ha sido un año cargado de muchas lecturas (25 en total, como el anterior), y ha habido de todo un poco. Más abajo vais a conocer mi opinión de las que, como siempre, os aclaro que son simplemente lecturas que yo he catado este año, y no son en concreto libros que hayan salido este año. ¿Lo pilláis?

Dicho esto, preparaos para una entrada larga. Poneos cómodos.

¡Aquí va mi top 10 lecturas favoritas de 2016!

Sigue leyendo

Buenos libros para aficionarse a la lectura / [Vídeo recomendación]

buenos-libros-para-aficionarse-a-la-lecturaComo muchos ya sabéis, me encanta leer y hablar de libros, pero esto no siempre fue así y, de hecho, yo no le empecé a coger el gusto a esto de la lectura hasta hace poco más de un lustro. Me consta que mucha gente está pasando por lo mismo por lo que yo pasé. Puede que tú que seas uno de esos, ¿verdad? Simplemente, no es que no te guste leer, es que crees que los libros no tienen nada que ofrecerte. Ya sea por malas lecturas que has escogido o porque te han obligado a leer en el colegio cosas que no te gustaban…

No obstante, todo es cuestión de seguir buscando y encontrar lo que más encaje con cada uno de nosotros. Animado por eso, he querido hacer este vídeo que hoy publico en el canal de YouTube de El abismo de las ideas. ¡Hoy voy a recomendaros 5 buenos libros para aficionarse a la lectura!

(Eh, eh, si ya estáis habituados a leer, tranquilos, también son grandes lecturas para vosotros)

Las siguientes son obras que yo mismo he disfrutado mucho y que creo que; por extensión, temática, o tipo de narración, pueden ser muy accesibles para gente que no esté acostumbrada a leer. De esta forma, pueden ser un primer paso para abrirse a este mundo tan maravilloso de la lectura.

Así que, coged libreta y lápiz y… ¡a apuntar se ha dicho!


¿Os ha gustado?
¿Tenéis vuestros propios libros que recomendaríais a gente para aficionarse?
Como siempre, ahí está la sección de comentarios para haceros oír.

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Se ha acabado ya la sexta temporada de Juego de Tronos y la serie continua rompiendo récords y siendo el boca a boca habitual más fuerte en esto de las tendencias televisivas. El monstruo de HBO, a pesar de encarar su recta final, sigue dando mucho de qué hablar.

A mí me tiene más entusiasmado la nueva apuesta de la cadena para este otoño (Westworld, ¡ya con tráiler!) y no os voy a mentir, mi atención está realmente puesta en la saga literaria que da pie a esta adaptación; Canción de Hielo y Fuego, que tanto se demora en escribir George R. R. Martin.

De la serie, es decir, de Juego de Tronos, solo me he visto la primera temporada (y algunas otras escenas sueltas). Y de los libros, hasta ahora, me he leído los tres primeros (pendiente estoy este verano de leer Festín de Cuervos). Sin embargo, eso ha sido suficiente para mí para darme cuenta de que odio (bueno, odiar quizá sea una palabra muy fuerte), más bien repudio, al personaje de Daenerys Targaryen. No puedo con ella. ¿Por qué? No lo tengo muy claro, pero quiero intentar aclararlo y plasmar esto por algún lado, y ya puestos, comentar algunas otras cosillas de esta saga de fantasía.

¿Qué mejor lugar que mi querido blog para hacerlo?

Sigue leyendo

Me he creado Wattpad (¡sígueme!)

Me he creado Wattpad

¡Así es, me he creado Wattpad! Hacía ya un tiempo que conocía la plataforma y, no sé porqué, nunca me entraron las ganas de crearme un perfil y subir mis escritos. Sin embargo, hace unas semanas me paseaba yo por internet como de costumbre cuando de pronto vino a mi cabeza el nombre de la web. Y, esta vez ya sí, y de nuevo sin saber muy bien porqué (al parecer en mi cabeza no hay nadie a los mandos, ¿cierto?) me creé una cuenta.

«¡Uoh, uoh! Pero, Dani, para el carro, ¿de qué demonios nos estás hablando? ¿Un Watt… qué? ¿Que te has creado lo cualo? Mi no entender nada…» Vale, vale. Tenéis razón, voy muy deprisa. Pero no pasa nada, para eso os leo las mentes y puedo echar el freno y explicaros todo paso a paso.

¿Listos? Venga, que rebobino, dejad que programe un segundito mi máquina del tiempo.

Sigue leyendo

Mis 10 lecturas favoritas del 2015

Mis 10 lecturas favoritas - 2015

Bueno, esto se va a convertir en tradición. Aquí estoy un año más preparado hasta los topes para hablar de las 10 lecturas que más me han gustado este 2015. Así como ya hiciera a principios de este año una entrada hablando de mis lecturas del 2014, vuelvo una vez más, puesto que escribir sobre esto me da una sensación de cierre muy especial, y me parece la forma perfecta para acompañar los últimos días del año en el blog.

Esta será una de esas entradas largas, así que coged caramelos o algo, y preparaos para mis recomendaciones. Para que no haya confusiones, por si alguno se despista, dejo claro desde ya que esta es solamente mi opinión personal, y que además los libros que aparecen en la lista son de años diferentes y géneros variados, es decir, no son libros que hayan salido este año. Son libros que yo he leído este año. Y para hacerlo más emocionante y divertido, como siempre, hago un top 10, de menos a más. Y os animo a que en la sección de comentarios hagáis vosotros también vuestro top personal y entre todos recomendemos grandes libros. ¿Estamos listos? ¡Pues venga, a por las lecturas!

Sigue leyendo

Retahíla de cosas imbéciles

Hoy voy a hacer honor más que nunca al subtítulo del blog, sí, ya sabéis; «El blog de las pequeñas ideas». Y es que el caso es que tengo algunos cuantos apuntes de cosas estúpidas de la vida que me chirrían cuando las veo y muchas veces tengo la sensación de que soy yo el único del mundo al que le molestan. No sé, llamadme tiquismiquis, pero allá van algunas tontunas que me ponen muy nervioso.

LlamadaColgar el teléfono sin despedirse (en series y pelis)

Vamos a ver, no puede ser que solo sea yo el único al que esto le altera la sangre. Me refiero a cuando estás viendo una serie o una película y suena el teléfono (mi nerviosismo aumenta todavía más si tardan un montón de tiempo en descolgar o en decir algo cuando descuelgan). Lo normal, os lo juro, haced la prueba, es que cuando hay una llamada en una serie o una peli, esta termine sin que los dos personajes se despidan el uno del otro. ¡Y por Dios cómo me altera eso! Sí, me repatea porque en la vida real nunca ocurre tal cosa. De hecho en la vida real, no sé vosotros, pero yo muchas veces hago el típico; «chao, chao». O sea, dos veces. ¡Llego a despedirme hasta DOS veces! No sé, por si el otro no me ha oído bien o lo que sea. La verdad es que creo que soy un poco raruno para eso…

En fin. A lo que iba. Los de las series o pelis me ponen aún más nervioso cuando el diálogo de la llamada es muy intenso. Quiero decir, cuando se mandan un mensaje muy importante entre ellos y lo lógico sería despedirse para que quede bien claro que se ha recibido la información. Por ejemplo, uno dice; «Así que ve allí y mata a ese tipo como está acordado, ¿de acuerdo? Quiero que termines el trabajo esta noche». Vale. Eso dice uno. Y el otro debería decir algo como; «Claro, muy bien. Cuenta con que lo haré. Nos vemos». ¡Pues NO! No dice nada de eso. Va y con dos cojones cuelga el teléfono. Simplemente cuelga sin decir nada más. ¿Pero cómo se supone que el primero va a entender entonces que el otro tipo ha captado el mensaje y hará el trabajo? ¡¿Cómo?! ¡Dios! De verdad… así pasa siempre. Fijaos y ya no podréis soportarlo.

Sigue leyendo

Tengo un problema para poner título a mis escritos

Tengo un problema para poner título a mis escritos

Llevo algún tiempo queriendo compartir esta desilusión con vosotros, lectores del blog. Sé que no estoy solo en esto, sé que no puedo ser el único. En serio, si hay algún escritor en la sala que comparta mi problema, que alce la voz y lo diga abiertamente. Animaos, formaremos un club y habrá premios para todos y esas cosas. Va, ya, en serio. Me confieso; tengo un problema para poner título a mis escritos. Un doloroso, frustrante e incómodo problema que me persigue allá a lo que mi cabeza y mis dedos escriban.

¿Qué por qué lo sé? Bueno, quizás porque hay una especie de sensación en mi interior que me molesta contínuamente cuando escribo. Más bien una sensación con vocecita que dice: «¡Eh! ¿Has pensado ya un título para esto?» «¡Eh! ¿Cómo vas a nombrar a este nuevo libro?» «¡Eh! ¿Seguro que ese título es bueno, te convence, transmite la esencia de lo que has escrito, llamará la atención? ¿Me estás escuchando? ¿Es realmente bueno? ¿Seguro? ¿Por qué no piensas un centenar de títulos más? Solo por si acaso, eh, quizá deberías darle una vuelta más, a ver si se te ocurre algo decente, inútil». Y en ese momento es cuando deseo coger una pistola entre mis manos para poder hacer callar a esa voz de mi cabeza de un jodida vez.

Veréis, ¿os acordáis de que hace unos meses dije aquí en el blog que había terminado mi segunda novela y que empezaba a corregirla? ¿Sí? Y, ¿os acordáis también que hasta tuve el valor para desvelar el título e incluso subir un par de fotos? Ejem… sí, pues tiene gracia. Esto… Que nada… Que lo he cambiado. Que el libro ya no se va a llamar así. Ya no va a ser La conjuración del tiempo. ¿A que es gracioso? ¿No? ¿Nadie se ríe? ¿Nadie? (*Dani se acerca a la pistola y amartilla el percutor…*)

Sigue leyendo

La guía definitiva anti-spoilers

La guía definitiva anti-spoilers

Como usuario que soy de internet desde aproximadamente 2006, he ido aprendiendo poco a poco, cada año, que este es un lugar lleno de buenas y malas cosas. Si sabes aprovecharlo, internet te dará enormes alegrías. Pero, y esto también es muy cierto, internet tiene reservado para ti algunas que otras cosas malas. Las quieras o no. Una de esas cosas son los condenados spoilers (destripes de historias de películas, series, etc…). Cada vez son más y más habituales, una constante.

Desde que se han creado series tan potentes como Lost, Breaking Bad o Juego de Tronos (sobre todo esta última), soltar spoilers por doquier parece una costumbre e incluso una obligación. ¡Y no! Ya estoy harto. Harto de comerme muertes como una casa o sorpresas que debería ver por mí mismo, y que me lo chafe el típico gracioso de turno que le apetece compartir con todos que ha visto el último capítulo de su serie favorita. Como no soy el único que sufre esta condena, me he propuesto redactar la guía definitiva anti-spoilers para que todos juntos podamos sobrevivir a este caos. Con estos sencillos consejos, podrás salvarte, si no de todos, al menos de un buen puñado de spoilers gordos.

Sigue leyendo

Me empachan los libros largos

libros_gordos_o_brevesTengo un problema. Más que un problema, es una molestia. Y más que una molestia, es una pequeña pereza. Y es que los libros largos me empachan. A ver, voy a explicarme. Llevo queriendo hablar sobre este asunto desde que terminé a principios de marzo El temor de un hombre sabio —segunda parte de la trilogía de Patrick Rothfuss; Crónica del Asesino de Reyes—, el libro más largo que he leído hasta ahora (1.190 páginas). No me quejo de su extensión. Tampoco me quejo del libro, porque me hizo disfrutar como un loco en toda su longitud y no me aburrió nunca. Peeeeero… no sé, hay algo. Algo entre tantas y tantas páginas que termina por agobiarme un pelín. Quizá a vosotros, como lectores, también os pase.

Puede que todo esto venga por el simple hecho de tener un libro tan enorme entre las manos. Lo lees durante tantos días y siempre ves que te queda un montón para acabarlo. Eso no me molesta precisamente si el libro me tiene enganchado. Como digo, no es que me incordie que un libro sea muy largo. Es simplemente una sensación diferente que nace desde muy dentro de forma arbitraria, una sensación que nadie llama, pero que ella solita sale a flote. Estoy hablando de la pereza. Y no, tampoco es que tenga pereza mientras leo dicho libro largo —al menos no si este me está entreteniendo—. Es una pereza previa al comienzo de la lectura. Es una pereza que nace antes, porque piensas cosas como: «Buff… voy a estar con este libro muuucho rato. No lo acabaré en una semana, no. Esto va a llevar su tiempo». De ahí que luego te debatas internamente el hecho de ponerse con ese libro o con uno más ligero que te ocupe menos tiempo. Porque una parte de ti sabe que, si te pones con ese largo, vas a acabar empachado.

Sigue leyendo