Reflexión | ¿En contra o a favor de los tráilers de películas?

Reflexión - En contra o a favor de los tráilers de películas

El mes pasado fui al cine a ver Warcraft: El Origen, y pasaron antes dos tráilers. Entre ellos estaba uno de Escuadrón Suicida (este), película que me interesa ir a ver cuando salga, y por lo que no me quiero enterar demasiado de su argumento (de esta cinta, además, ya había visto en su día el primer tráiler que mostraron). Hace algunos años el tema de los tráilers era algo que no me molestaba en absoluto, al revés, me encantaban. Pero últimamente les estoy cogiendo algo de manía por el uso tan abusivo que se les está dando.

Lo menciono porque, de un tiempo a esta parte, con toda la exposición que hay en internet de las cosas y la expectación que se intenta crear en el público, en mí se ha generado una tendencia al ocultismo. Quiero decir, si una película, serie, o videojuego me llama por su propuesta, trato de saber lo mínimo posible de ella para que, cuando por fin salga, me sorprenda todo y la experiencia sea nueva e inesperada.

No me consta del todo ser el único al que le pase esto, y por eso en parte es por lo que hoy quería soltar esta reflexión en el blog. Y así mató dos pájaros de un tiro: primero, desahogándome un poco, y segundo, viendo si alguno de vosotros también piensa igual. ¿Os apetece abrir debate?

Sigue leyendo

Crónica de un cinéfilo enfurecido

Crónica de un cinéfilo enfurecido

Veréis, tengo que desahogarme de alguna manera, y siento que si no lo hago por aquí, acabaré asesinando a alguien… El tema que quiero tratar hoy es un tema muy simple. Uno por el que seguramente todos habéis pasado alguna vez. Compráis una entrada de cine, os preparáis para el evento, entráis en la sala con emoción, buscáis vuestra butaca, os sentáis y esperáis con ganas que las luces se apaguen y de comienzo la ansiada película de turno. Pero sucede algo. La gente. Eso sucede. Vosotros. Nosotros. Yo, tú. Todos. «El hombre es un lobo para el hombre». Somos unos jodidos y estúpidos tocapelotas. Tú, yo, él, ella, ellos, nosotros, vosotros, aquellos, mierda callaos de una vez, ¡quiero ver la película!

Punto. Pausa. Necesito reordenar mis pensamientos…

Sigue leyendo

La forma perfecta de ver Toy Story

En España estamos a menos de dos semanas de que se estrene la nueva peli de Pixar; Del revés (17 de julio), lo que hace recordarme otras cintas del famoso estudio de animación. Me encanta Pixar, es de mis estudios favoritos, y ya no solo dentro del ámbito de la animación. Me mola tanto que de hecho hice en su día un artículo en La piedra de Sísifo contando una interesante teoría que la gente de internet ha ido fabricando acerca de cómo todas sus pelis están conectadas entre sí.

Toy_StoryPero hoy quiero centrarme en solo unas cintas en particular del estudio. Precisamente la que lo originó todo. La saga que seguramente más beneficio y reconocimiento mundial les ha dado. Hablo de Toy Story. La estupenda historia de los juguetes que poseen vida propia. Toy Story me ha marcado mucho en mi vida. Empezando porque es de las primeras películas de animación que recuerdo (aunque creo que la primera que vi fue Bichos). Siguiendo con que la idea que propone, que los juguetes están vivos y sienten, era algo que de pequeño me fascinó muchísimo. Tanto que así lo creía. Y miraba mis juguetes y los consideraba seres vivos, no cosas inertes. Y claro, fantaseaba con que ellos vivían aventuras cuando yo no miraba.

Toy Story es una completa maravilla. Bueno, casi todo lo que salga de las manos de Pixar es una obra de arte. Siempre que pienso en el futuro, y en si algún día tendré hijos, una de las cosas que más me emocionan, es imaginarme enseñándoles las películas del estudio. Películas con las que yo, y tantos otros, hemos crecido. Y que por mucho tiempo que pase, siempre serán preciosas. No hace falta que diga por lo que Pixar es grande. Todos lo sabemos. Son capaces de crear historias que entiendan los niños, con las que estos puedan disfrutar, pero al mismo tiempo alcanzar a los adultos y mandar un mensaje muy potente.

Sigue leyendo