The Wind Waker, el Zelda más irritante de todos / [Vídeo crítica]

the-wind-waker-el-zelda-mas-irritante

¡Nueva crítica en el canal de YouTube!

A pesar de lo mucho que me gusta la saga The Legend of Zelda, no estoy ciego y sé ver cuando uno de sus títulos tiene fallos. The Wind Waker para GameCube es uno de esos juegos que mi corazón ama y odia por momentos. En el vídeo de hoy, os presento mis razones.

Por cierto, también os aviso que es el último vídeo del año para el canal. Volveré a la vuelta de las vacaciones de Navidad, como siempre cargado de energía y nuevas ideas para grandes contenidos.

¡Espero que os guste!

The Wind Waker,
el Zelda más irritante / 
[Vídeo crítica]


¿Cuál es vuestra opinión de The Wind Waker?
¡Os animo a que participéis en los comentarios, sobre todo a los fans de la saga!

Anuncios

Harto de los videojuegos de mundo abierto / [Vídeo crítica]

Harto de los videojuegos de mundo abierto

Harto de los videojuegos de mundo abierto… esa es mi queja de hoy. ¡Y esta es la primera crítica en formato vídeo! Como ya sabéis, ahora que El abismo de las ideas tiene canal de YouTube estoy subiendo también allí contenidos nuevos y este asunto en concreto, el de los juegos de mundo abierto, es un tema que llevaba algún tiempo queriendo tratar.

De hecho, en principio esta iba a ser una entrada escrita, al menos ese era mi plan, pero ahora que tengo el canal he decidido lanzarme a hacerla en formato vídeo porque creo que puede quedar más dinámica y más ilustrativa a la hora de hablar de ciertos juegos. En fin, como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras, y en este caso son muchas imágenes. Así que no me enrollo más, os dejo con la vídeo crítica.

[Vídeo crítica]


Si os gusta, no olvidéis dejarme algún comentario, dar me gusta, y esas cositas… ¡Quiero saber si vosotros también estáis hartos como yo! Y por supuesto, acordaos de suscribiros al canal si todavía no lo habéis hecho para estar al día de los próximos vídeos que llegarán.

¡Larga vida a los videojuegos de la vieja escuela!

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Se ha acabado ya la sexta temporada de Juego de Tronos y la serie continua rompiendo récords y siendo el boca a boca habitual más fuerte en esto de las tendencias televisivas. El monstruo de HBO, a pesar de encarar su recta final, sigue dando mucho de qué hablar.

A mí me tiene más entusiasmado la nueva apuesta de la cadena para este otoño (Westworld, ¡ya con tráiler!) y no os voy a mentir, mi atención está realmente puesta en la saga literaria que da pie a esta adaptación; Canción de Hielo y Fuego, que tanto se demora en escribir George R. R. Martin.

De la serie, es decir, de Juego de Tronos, solo me he visto la primera temporada (y algunas otras escenas sueltas). Y de los libros, hasta ahora, me he leído los tres primeros (pendiente estoy este verano de leer Festín de Cuervos). Sin embargo, eso ha sido suficiente para mí para darme cuenta de que odio (bueno, odiar quizá sea una palabra muy fuerte), más bien repudio, al personaje de Daenerys Targaryen. No puedo con ella. ¿Por qué? No lo tengo muy claro, pero quiero intentar aclararlo y plasmar esto por algún lado, y ya puestos, comentar algunas otras cosillas de esta saga de fantasía.

¿Qué mejor lugar que mi querido blog para hacerlo?

Sigue leyendo

Tengo un problema para poner título a mis escritos

Tengo un problema para poner título a mis escritos

Llevo algún tiempo queriendo compartir esta desilusión con vosotros, lectores del blog. Sé que no estoy solo en esto, sé que no puedo ser el único. En serio, si hay algún escritor en la sala que comparta mi problema, que alce la voz y lo diga abiertamente. Animaos, formaremos un club y habrá premios para todos y esas cosas. Va, ya, en serio. Me confieso; tengo un problema para poner título a mis escritos. Un doloroso, frustrante e incómodo problema que me persigue allá a lo que mi cabeza y mis dedos escriban.

¿Qué por qué lo sé? Bueno, quizás porque hay una especie de sensación en mi interior que me molesta contínuamente cuando escribo. Más bien una sensación con vocecita que dice: «¡Eh! ¿Has pensado ya un título para esto?» «¡Eh! ¿Cómo vas a nombrar a este nuevo libro?» «¡Eh! ¿Seguro que ese título es bueno, te convence, transmite la esencia de lo que has escrito, llamará la atención? ¿Me estás escuchando? ¿Es realmente bueno? ¿Seguro? ¿Por qué no piensas un centenar de títulos más? Solo por si acaso, eh, quizá deberías darle una vuelta más, a ver si se te ocurre algo decente, inútil». Y en ese momento es cuando deseo coger una pistola entre mis manos para poder hacer callar a esa voz de mi cabeza de un jodida vez.

Veréis, ¿os acordáis de que hace unos meses dije aquí en el blog que había terminado mi segunda novela y que empezaba a corregirla? ¿Sí? Y, ¿os acordáis también que hasta tuve el valor para desvelar el título e incluso subir un par de fotos? Ejem… sí, pues tiene gracia. Esto… Que nada… Que lo he cambiado. Que el libro ya no se va a llamar así. Ya no va a ser La conjuración del tiempo. ¿A que es gracioso? ¿No? ¿Nadie se ríe? ¿Nadie? (*Dani se acerca a la pistola y amartilla el percutor…*)

Sigue leyendo