Una mirada al mundo de mis sueños

Sueños

Creo que he expresado en más de una ocasión mi admiración por el mundo de los sueños. Me parecen fascinantes. Es increíble que todos los tengamos y que cada uno de nosotros vea cosas diferentes. Cosas a veces maravillosas o enigmáticas. De pequeño solía tener muchas pesadillas que me atormentaban, pero con el paso del tiempo las fui perdiendo por el camino. Quizá por esas experiencias de noches horribles y estresantes, siempre guardé en mi interior un deseo de poder controlar mis sueños. Deseaba poder soñar con lo que quisiese y hacer lo que quisiese en esas horas.

Hace algunos años, por estos motivos, y con internet a mi disposición, comencé a investigar más a fondo sobre el mundo de los sueños. De alguna forma caí en páginas que hablaban de los sueños lúcidos. Esto me llamó mucho la atención. Al parecer, hay gente que se ejercita para tener sueños lúcidos, lo que viene a ser lo mismo que poder controlar lo que sueñas y lo que haces en tus sueños. Me explotó la cabeza. No sabía si aquello era una grotesca broma o si era real, no importaba, el caso es que yo también quería ser dueño de mis noches.

Sigue leyendo

Anuncios

Mis manías de escritor

Mis manías de escritor

Cualquier persona que haya dedicado parte de su tiempo a la apasionante tarea de escribir, se habrá percatado, poco a poco, de que existen algunas manías, tics, o costumbres habituales que vamos repitiendo durante el proceso, a veces casi de forma automática. Y es normal. Los humanos somos raros. A todos nos gusta que las cosas estén en su justo lugar cuando llega la hora de sentarse a escribir, ¿verdad?

Famosos son los artículos por internet que recopilan esas manías de los grandes escritores de la historia. Y este bien podría ser otro de esos artículos, pero voy a ser un poco egocéntrico, y, como este blog trata de mí y mis pensamientos, hoy os contaré mis manías a la hora de escribir. Me abro pues a vosotros y os cuento qué clases de cosas hago y cómo me inspiro para poder sentirme cómodo. Allá voy, ¡¿vergüenza, quién te necesita…?!

Sigue leyendo