La estúpida moda del cine oscuro y “maduro”

Madre mía, pero si esto es el festival del color
¡Madre mía!, pero si esto es el festival del color.

Voy a ir al grano con el tema de hoy; estoy un poquito hasta las narices ya de la estúpida moda que está pasando la industria del cine desde hace unos años con las grandes producciones palomiteras. Me refiero a esas películas que se maquillan de “maduras”, adultas y complejas. Esas que oscurecen todos sus colores, ofrecen una fotografía plana y aburrida, y quieren que después digamos: «Vaya, qué profunda y reflexiva esta obra que acabo de ver. Qué intelectual, qué maravilla». Pues una mierda.

En serio, ¿qué está pasando? No dejo de verlo repetido una y otra vez y mis ojos ya están cansados. Hablo de películas de superhéroes, de remakes absurdos de cuentos infantiles, de reboots de personajes icónicos de la historia del cine o la literatura, de este tipo de cine juvenil o moderno que intenta ser lo que no puede ser, y de más, mucho más… Hablo de películas como Spiderman 3 (sí, la versión emo de Spidey de Sam Raimi), de Drácula, la leyenda jamás contada, de 4 Fantásticos, de Los Vengadores, de Capitán América, Thor, Cenicienta (2015), Maléfica, Los Juegos del Hambre, Divergente, Star TrekEl Hombre de Acero, Cincuenta sombras de Grey (obvio), Crepúsculo… ¿Pero qué cojones pasa? ¿A dónde vamos a llegar?

Sigue leyendo

Anuncios