De la vez que participé en dos concursos literarios…

La semana pasada estuvo cargada de emociones. El jueves me desperté como todos los días, pero en realidad ese jueves era un día especial. El 15 de octubre se daba el fallo de un concurso de micro relatos en el que había participado en verano. Estaba nervioso pues había tenido ocasión de leer mi relato ante diferentes personas y entre todas causó un buen y satisfactorio impacto, por lo que es normal que quisiese que los jueces del concurso opinasen lo mismo. Me refiero al III concurso nacional “Tono Escobedo”, ¡del que he sido uno de los ganadores!

Concurso

Sí, como leéis. Aquella mañana de jueves, mientras esperaba a que sonase el timbre para entrar en clase, me llegó un correo al móvil. Ansioso al ver que era del organizador del concurso, lo abrí inmediatamente y leí con fervor. Después, deslizando con el dedo la fila de participantes y ganadores, descubrí que mi relato y mi nombre figuraban como ganadores de mi categoría. Imaginaos cómo me sentí. Aquello sí fue un “buenos días” y no eso que se dice por simple cortesía a los demás.

Sigue leyendo