Fascinación por los psicópatas: ¿Por qué nos atraen los personajes malvados?

Los psicópatas y los villanos recorren la historia del cine desde prácticamente sus comienzos. Ahí han estado y ahí siguen, cada día más complejos y fascinantes, a mi modo de ver. Por ello, y porque últimamente he visto Mindhunter (y algunas pelis de género relacionadas), he querido dedicarles el último vídeo del año en el canal.

Un vídeo en el que trato de buscarle el sentido a esta fascinación que muchos sentimos cuando vemos en la pantalla a uno de estos personajes. Hannibal Lecter, Alex DeLarge, El Joker… Quizá porque hacen cosas que nosotros nunca haríamos, tal vez porque nos sorprende la vida que llevan o cómo actúan frente a los demás… Por el camino, además, también reflexiono un tanto sobre la figura de los protagonistas antagónicos, y lo mucho que tienen que ofrecer con sus personalidades grisáceas.

Si a vosotros también es un tema que os apasiona, no dudo que disfrutaréis el vídeo. Espero que sí. Que tengáis unas felices fiestas, y cuidado con las uvas (esas sí que son psicópatas, ¡muahaha!…)

[Fascinación por los psicópatas]


¿Para vosotros, qué personajes del cine
han sido los más representativos de la psicopatía?

Hablemos de Westworld…

Tenemos que hablar de esto. Tenemos que hablar de Westworld.

Pero en esta ocasión no seré yo quien hable. Hoy os traigo algo muy especial. Mi primera “colaboración”, si queremos llamarlo así. Os cuento… Hace unos meses, Aida Dopazo se abrió su propio blog: Espíritu romántico. Un blog que, como en este mío, ella da salida a un montón de temas de los que le apasiona hablar. Estos meses ha habido un tema en común entre los dos, y ese ha sido ni más ni menos que Westworld, una de las series de los últimos años que más nos gustan a ambos.

Como imagino que sabréis, Westworld es una serie de ciencia ficción creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy para la cadena HBO. Este año se ha emitido su segunda temporada, y tras haberla visto, Aida y yo compartimos muchas opiniones entre nosotros. Ella se animó a crear en su blog una “Carta de amor” para la serie. Una entrada que os recomiendo leer si como a nosotros también os encanta Westworld.

El caso (y ya termino, no quiero ser pesado), es que a mí me gustó mucho leer esa entrada. Prácticamente coincide en todo su opinión con la mía. Así que se me ocurrió la fantástica idea de “adaptar” ese texto y convertirlo en un vídeo para mi canal de YouTube. Aida me dio su permiso, y después de mucho trabajarlo (en serio, este han sido muchas horas de edición), ¡aquí os los traigo! Aunque está narrado y editado por mí, sobra decir que el texto es todo mérito de Aida. Y, de nuevo, os recomiendo leer su entrada ya que contiene algunas cosas extra que en mi vídeo no he plasmado.

Ahora, sin más rollos, aquí os dejo con el vídeo. Espero que lo disfrutéis tanto como yo he disfrutado haciéndolo. Si os gusta, compartirlo, por favor. Y no dudéis en visitar el blog de Aida, no tiene desperdicio (quizá esta sea la primera, pero no la última de las colaboraciones con ella).

[Carta de amor a Westworld]


· Visita la entrada original en el blog de Aida:
https://espirituromanticoaida.blogspot.com/2018/08/carta-de-amor-westworld.html


¿Qué os parece a vosotros Westworld?
¿Creéis que es una de las mejores series de los últimos años?

TWIN PEAKS: Construyendo un episodio piloto

Este año Twin Peaks ha vuelto a las televisiones de todo el mundo. Hace más de veinticinco años desde que la serie original fue emitida por la cadena ABC, de la mano de David Lynch y Mark Frost. Se trata de uno de los seriales más famosos de la historia, la mítica investigación para averiguar quién mató a Laura Palmer.

Y justo este año, quizás por casualidad (o quizás no), he empezado a ver la serie por primera vez en mi vida. Muchas cosas había oído de ella, y la verdad es que sentía bastante curiosidad por echarle un ojo. Para mi sorpresa, Twin Peaks ha resultado ser una serie muy peculiar e interesante, que incluso a día de hoy sorprende en muchos apartados y parece no haber envejecido. Su estilo tan marcado puede costar de entrada, pero yo reconozco que le he ido cogiendo el gustillo con el devenir de cada nuevo capítulo que me disponía a ver.

Ahora, tras haber visto casi toda la serie que se emitió durante los noventa, me he decidido a dedicarle un vídeo, y más en concreto; un vídeo a su episodio piloto. Encuentro en este capítulo muchas claves por las que la serie se terminó convirtiendo en culto, y me gustaría enseñároslas. Así que os invito a que juntos viajemos más de veinticinco años atrás en el tiempo, para ver cómo se construyó uno de los mejores episodios piloto de la televisión, el primer capítulo de Twin Peaks: Un cadáver en Black Lake.

TWIN PEAKS:
[Construyendo un episodio piloto]


¿Habéis visto Twin Peaks?
¿Qué opináis de este mítica serie?

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Odio a Daenerys Targaryen (y otros apuntes acerca de Juego de Tronos)

Se ha acabado ya la sexta temporada de Juego de Tronos y la serie continua rompiendo récords y siendo el boca a boca habitual más fuerte en esto de las tendencias televisivas. El monstruo de HBO, a pesar de encarar su recta final, sigue dando mucho de qué hablar.

A mí me tiene más entusiasmado la nueva apuesta de la cadena para este otoño (Westworld, ¡ya con tráiler!) y no os voy a mentir, mi atención está realmente puesta en la saga literaria que da pie a esta adaptación; Canción de Hielo y Fuego, que tanto se demora en escribir George R. R. Martin.

De la serie, es decir, de Juego de Tronos, solo me he visto la primera temporada (y algunas otras escenas sueltas). Y de los libros, hasta ahora, me he leído los tres primeros (pendiente estoy este verano de leer Festín de Cuervos). Sin embargo, eso ha sido suficiente para mí para darme cuenta de que odio (bueno, odiar quizá sea una palabra muy fuerte), más bien repudio, al personaje de Daenerys Targaryen. No puedo con ella. ¿Por qué? No lo tengo muy claro, pero quiero intentar aclararlo y plasmar esto por algún lado, y ya puestos, comentar algunas otras cosillas de esta saga de fantasía.

¿Qué mejor lugar que mi querido blog para hacerlo?

Sigue leyendo

No me gusta The Walking Dead (o ¿por qué dejé de ver la serie?)

No me gusta The Walking Dead (o por qué dejé de ver la serie)

Hace aproximadamente un año y medio que dejé de ver The Walking Dead, la más que famosa serie de zombies de AMC, la cual, obviamente ya sabéis, es una adaptación del comic original (con todo lo que esa palabra engloba). No soy lector del comic ni fanático del género zombie (aunque sí es cierto que ha habido cosas sobre ellos que me han gustado, por ejemplo: 28 días después, de la que hablé aquí, o Bienvenidos a Zombieland y Shaun of the Dead). Pero en general es un tema que no me apasiona demasiado.

No obstante, cuando se estrenó The Walking Dead, allá por 2010, me llamó la atención. Hasta el momento no se habían hecho grandes series sobre zombies y eso podía aportar un punto de vista diferente al de las típicas películas. Se podía ahondar en los personajes mucho más y no tanto en el “mata-mata” de cuerpos putrefactos. Además, la premisa era en gran medida esa. Se decía que The Walking Dead era en realidad una serie sobre personajes y no sobre zombies.

Pero… sea como fuere, estamos en 2016 y, de nuevo, hace más de un año que he dejado de ver The Walking Dead. ¿Que por qué?

Os lo voy a contar…

Sigue leyendo

5 series raras que recomiendo

5 series raras que recomiendo

Ya sabéis cómo va esto. Otro top 5 de los míos. Esta vez recomendando 5 series raras que me gustan mucho. Enseguida vamos con la lista, pero antes, hay que prevenir: Al igual que con las listas que hice de 5 películas raras que recomiendo y 5 películas raras que NO recomiendo, tengo que advertiros de que, como las siguientes son obras audiovisuales raras, y esto está muy anclado a la subjetividad y entran en juego muchos factores de gustos personales, que yo recomiende estas series, por lo tanto, no significa que a vosotros os vayan a gustar expresamente. De hecho, como son en cierto modo insólitas, hay más posibilidades de que no os gusten. Así que fiaros o no de vuestro instinto y tener en cuenta en todo momento que esta es solo mi opinión personal. Venga, he´re we go!

Sigue leyendo

5 series españolas que merecen la pena

5 series españolas que merecen la pena

El otro día me paré a pensar en la televisión española. Desde un tiempo a esta parte he dejado de ver la televisión como tal. Obviamente sé con bastante seguridad que esto se debe a que tengo internet a mi disposición y ahí puedo ser yo el que decida qué ver y cuándo ver (y de paso así no tengo que tragarme anuncios de 7 minutos cada dos por tres ni programuchos soporíferos que intentan contentar a todo el mundo o que van dirigidos a señoras a las que les gustan los chismorreos banales). Antes solía ver alguna cosilla suelta, no gran cosa, pero ahora no veo más televisión que la que tengo de fondo cuando es la hora de la comida, y mis padres tienen las noticias o Los Simpson por ahí.

El caso es que me paré a pensar; ¿existen buenas series españolas? Maldita sea, alguna tiene que haber. Vemos listas interminables de recomendaciones de series y todas son siempre extranjeras. Cuanto más de canales americanos como la HBO, AMC o Fox. Pero, ¿qué pasa con nosotros? ¿No tenemos nada bueno que ofrecer? ¡Sí, claro que sí! Aunque muy a mi pesar, poca cosa. Las series españolas no son lo mejor del mundo, y de hecho la mayoría, en mi honesta opinión, apestan. Pero a lo largo de los años ha habido ciertas excepciones (por suerte). Y estas que a continuación voy a mencionar, son 5 series españolas que merecen la pena de verdad.

Sigue leyendo

Reescribir el final de las series

Reescribir el final de las series

Siempre al llegar al final de una etapa de nuestras vidas, solo quedan los buenos momentos, aquellos que por más tiempo que pase, jamás se olvidan.

Ángel G. Márquez Fiscal

Quiero que tengáis esta frase en cuenta a partir de hoy. Quiero que seáis conscientes de la existencia de este hecho. Sí, porque es cierto, cuando una etapa termina, nos quedamos con los buenos momentos. Siempre, pase lo que pase. Y menos mal, porque si no hiciésemos eso, no sé dónde acabaríamos…

Es muy bonito que nos quedemos con lo bueno, cierto. Pero si pasan cosas malas, por mucho que queramos recordar solo lo bueno, siempre nos quedará esa espinita clavada de malos momentos. Y esto, como todo en la vida, se puede aplicar a muchos ámbitos. Lo que quiero decir es que esta misma filosofía quiero aplicarla a las series. Sí, a las series de televisión. Soy tan aficionado a ellas como a ver buen cine. Me encantan; de cualquier género, duración, ambientación… Si es buena, quiero verla. Y ya puedo decir que he visto un puñado de muy buenas series hasta la fecha. Por suerte, la televisión está viviendo una edad de oro desde que se estrenara allá por el año 1999 la valorada Los Soprano. Desde entonces, montones de buenas series han ido yendo y viniendo.

Ha habido series muy buenas y series muy malas. Pero, ¿qué pasa con esas series que empiezan siendo bestiales, y terminan por perder el rumbo e irse a pique? Esa clase de serie de la que te enamoras, esa que apuntas en tu lista de favoritas, y con el paso del tiempo, de las temporadas, e incluso de su final, te das cuenta que ya no valen nada, que perdieron por completo su esencia y su calidad. Entonces reflexionas y crees que has perdido el tiempo. Y (al menos para mí), siempre se repite una sensación. Un pensamiento; «podían haber terminado justo aquí, y la serie hubiese sido una maravilla». ¡Exacto! Muchas de estas series se alargan indebidamente y se matan a sí mismas. Y siempre hay un punto exacto en el que deberían haber culminado. Hoy quiero repasar/analizar cuatro ejemplos de series que podrían haber sido gloriosas, y terminaron por suicidarse con torpeza ellas solitas (y tranquilos, esta entrada está libre de spoilers).

Sigue leyendo

Verano con Mad Men

Mad MenEste año ha sido el último para la serie de televisión Mad Men. Tras siete temporadas en antena, la ficción de AMC se despidió el pasado mes de mayo de todos con su último capítulo. Sin embargo, yo todavía estoy lejos de verlo (aunque cada vez menos). Me pasó algo muy curioso con Mad Men, os lo contaré; hace dos años, si no recuerdo mal, en el verano de 2013, comencé a verla. Era una serie con muy buena crítica y de alto reconocimiento, así que me animé a ello. En eso estuve hasta llegar a la recta final de la segunda temporada, precisamente me quedé en La yet set (2×11). Y… hasta ahí. No recuerdo por qué ni qué hizo que dejase de verla, pero la dejé.

Esto de dejar series a medias no me es novedad. A veces me ocurre. A todos os habrá pasado. No es que quieras dejarla, pero algo pasa en tu cabeza para que la dejes aparcada (ojo, aparcada). Me sucedió lo mismo, hará también un verano, con A dos metros bajo tierra. Con ella tuve igualmente un visionado regular. Primero me vi dos temporadas, luego llegué hasta la mitad de la cuarta, y más tarde, casi un año después, conseguí terminarla. Pero a pesar de eso, oye, ahora es de mis series favoritas.

Sigue leyendo