Cómo se publicó Pesadillas del Futuro

Cómo se publicó Pesadillas del Futuro

Hace unos meses os conté en este mismo blog la historia de cómo creé Pesadillas del Futuro. Esa fue la historia de cómo creé mi primera novela. Pero todavía me faltaba contaros la odisea que fue publicarla. Así que a eso voy con esta entrada. En los tiempos que corren, que se publique una novela puede ser, o muy fácil, o muy difícil. Cierto es que ahora hay muchísimas páginas en las que autopublicarse uno mismo, o editoriales que por cierto precio te publican, y luego siempre está el método tradicional: enviar el manuscrito a una editorial y esperar una respuesta. Pero cualquiera de las opciones, al fin y al cabo, cuesta esfuerzo y trabajo.

Cuando terminé el libro en octubre de 2013, me planteé qué hacer con él. Obviamente, yo lo quería publicar. Quizá me faltó el valor suficiente para enviarlo a una editorial, era un paso que me asustaba bastante. Tampoco tenía el dinero suficiente como para pagar a una editorial y que hiciesen el trabajo. Así que, después de pensarlo mucho, decidí tomar el camino de la autopublicación. Es un camino muy duro, todo el trabajo recae sobre uno mismo, pero lo hice con ánimo porque sabía que otros ya habían triunfado empezando de esta forma. Por ejemplo, el caso de Eloy Moreno y su: El bolígrafo de Gel Verde.

Ante todo, si se va a autopublicar una novela, debes registrarla para que nadie te pueda robar la obra. Yo lo hice a través de la página Safe Creative, que sirve para guardar tus derechos y que la novela quede registrada. El caso del número ISBN, yo lo conseguí gracias a Lulu, ya que ellos te lo dan al publicar el libro. Hay muchas páginas donde autopublicar tu propia novela. De hecho, hay tantas, que cuesta decidirse. Yo finalmente me quedé con Lulu. Me pareció la más acertada, la más cómoda para lo que quería hacer. Por lo tanto, me puse manos a la obra. Tenía que maquetar mi libro, tenía que darle el aspecto que se merecía, convertirlo en una verdadera novela, a la altura de lo que quería conseguir. Os aseguro que el trabajo de maquetar un libro, es casi tan duro como el de escribirlo. Entran en juego muchos factores, y hay que revisarlo todo muy mucho. Aún así, incluso a día de hoy, hubiera cambiado más cosas, y aún así, y a pesar de todas las revisiones que hice, sé que se quedaron pequeñas faltas de ortografía.

En total, el trabajo de maquetar la novela y aportarle un aspecto digno, fueron casi tres meses. Contando con que yo mismo tuve que crear la cubierta del libro, la portada, contra, sinopsis, datos, índices, numeración de páginas, etcétera, etcétera… Aprendí muchísimo en esta parte del trabajo, visité muchos tutoriales y blogs de consejos en internet para conocer todo lo que tenía que saber. Los márgenes correctos que hay que dejar, el interlineado, la compresión de la letra… No muchos reparan en lo que hay dentro de un libro cuando lo abren. Por ejemplo, no muchos saben que la página número 6 está siempre reservada para los datos de impresión y copyright, y que esta siempre coincide en el lado izquierdo. Y así, un montón de cosas más.

Finalmente, cuando estuve satisfecho con el trabajo, y después de hacer varias pruebas pequeñas para comprobar tamaños de letra, márgenes y demás, me decidí a hacer el primer pedido en Lulu. La página te obliga antes de poner a la venta el libro, a comprar un primer ejemplar para ti mismo, y que veas si todo está correcto. Así que hice el pedido, con nervios en el estómago y emoción por todo el cuerpo. Después de varias semanas esperando, llegó el paquete a casa. ¿Os hacéis una idea de lo emocionado que estaba? Supongo que tan solo otros escritores que hayan pasado por esto saben lo emocionante que es ver tu propia novela, al fin terminada y editada, en tus propias manos. La sensación, os lo juro, fue inolvidable.

El paquete 01 El paquete 02

(La primera copia en papel de Pesadillas del Futuro)

Ya estaba, por fin. Lo tenía todo preparado. Decidí una fecha de publicación y lo anuncié en las redes sociales. Pesadillas del Futuro ya estaba editado, y ya estaba publicado. Fue un trabajo muy, muy agotador. Di muchísimas vueltas y quedé totalmente exhausto mentalmente. No es un camino fácil para nada, y hay que saberlo antes de embarcarse en él. Lo cierto es que antes de la autopublicación, yo aconsejo a otros escritores que estén empezando y no sepan qué hacer después con su obra, que lo intenten con las editoriales (siempre registrando la obra antes para que conste que es de tu propiedad). Que envíen sus manuscritos y confíen en ellos. La autopublicación es un camino muy moldeable, porque todas las decisiones las tomas tú, pero estás solo, y es un trabajo enorme para una sola persona. Hay que confiar en lo que uno mismo ha escrito, en tu creación.

Con suerte, alguien sabrá reconocer tu esfuerzo.

Anuncios

2 thoughts on “Cómo se publicó Pesadillas del Futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s