Hoy tengo el día Radiohead

radiohead-3Me pasa a menudo. Puede que una vez cada mes. Algo se desconecta en mi cerebro y acudo a mi particular cielo musical. Desde que conozco Radiohead, siempre es así. Habré escuchado sus canciones cientos de veces, y nunca es igual. Cada vez es una nueva experiencia con la que viajar lejos. Entonces ocurre, ese día, por lo que sea, los necesito. Y ahí están, otra vez. Como si fuesen un viejo amigo al que te encanta volver a ver. Me dejo llevar de su mano y vuelo hacia el infinito. La sesión puede durar mucho o poco. Aún recuerdo el último día Radiohead que tuve; tumbado en el sofá con las luces apagadas y la música a todo volumen. La voz de Yorke envolviéndome, la batería manteniendo mi ritmo en los tobillos, las armonías que vienen y van… Y luego, pasos sinsentido y sentimientos extraños. Así pueden ser mis días Radiohead.

Sigue leyendo

YouTubers verdaderamente buenos / Recomendaciones

Soy un consumidor habitual de YouTube. Desde hace un tiempo esto es así. Hace algunos años no solía usarlo más que para ver vídeos de gente cayéndose de formas divertidas. Hoy lo uso de muchas maneras: para escuchar música, para ver series, para ver programas, para ver doblajes, opiniones, críticas… Y es que, así a lo pronto, estoy suscrito a más de 120 canales.

YouTube ha cambiado. Y sigue cambiando. Ya no solo hay sitio para chorradas con las que matar el tiempo. Hay gente muy interesante haciendo de YouTube su forma de vida. Y no me refiero a jóvenes como elRubiusOMG o Willyrex. Estoy hablando de contenido de calidad. De una clase de vídeos que bien podrían estar en otras plataformas o incluso en medios de comunicación más… “convencionales”. Así que, como habitual consumidor de YouTube, y de YouTubers buenos, hoy quiero hacer unas cuantas recomendaciones por si, por alguna casualidad del destino, todavía no conocéis a estos creadores de contenido. Las haré de canales españoles, así que me dejo fuera a algunos que me gustan mucho como Crítico de la Nostalgia, AngryJoe, o JonTron. Y por cierto, si en la lista no está alguno que creeis que debería estar, encantado estoy de que lo pongáis en comentarios. Quizá no lo conozca y así entre todos podamos aumentar la lista. ¡Vamos al lío!

Sigue leyendo

Cuando terminas de escribir un libro…

como-escribir-un-libroMe llevo preguntando desde hace unos días si las sensaciones serán las mismas para todos los escritores. Si ese… ese sentimiento de despedida, lo siente por igual hasta el más consagrado de los escritores, como hasta el chico joven que nadie conoce y que ha dedicado el último año de su vida a una obra que quizá nunca vea la luz. Me refiero a lo que se siente cuando terminas de escribir un libro. Y es que, hoy, puedo decir por fin abiertamente que he terminado de escribir mi segundo libro; La conjuración del tiempo.

Es extraño. No sé si siempre será así de agridulce. No sé si después de llevar veinte, o treinta, o cincuenta, uno más solo significa eso, uno más. Pero, por el momento, lo que sé es que duele. No físicamente, claro. Duele en un sentido ambiguo de la palabra. Lo más representativo que encuentro en mi cabeza para que lo entendáis es lo siguiente: Se parece a despedirse de un buen amigo para siempre. Esa despedida ni siquiera tiene porque ser causa de que tu amigo fallezca. No. Solamente es una despedida, pero a conciencia. Como si los dos supieseis que hasta ahí ha llegado todo, que nunca más os veréis en vuestras vidas.

Sigue leyendo

Por favor, ¡no más películas de sagas divididas en partes!

Los_juegos_del_hambre_Sinsajo_Parte_I-441255048-largeHarry PotterCrepúsculo, Los Juegos del Hambre, El Hobbit… ¡Ya vale! Se os está yendo de las manos, Hollywood. El otro día vi Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1, y ha sido la impulsadora de esta entrada para el blog. No he leído los libros, pero me gustaron los dos primeras películas, la que más: En Llamas. No tenía grandes expectativas con este comienzo de la tercera parte, sobre todo porque no es que me chifle la historia de Katniss, simplemente me gusta como entretenimiento. Y como tal, como entretenimiento que es, me esperaba una película entretenida. ¿Qué obtuve de sus dos horas de metraje? Sueño…

Me estaba quedando dormido. Y, vaya, tuve que pararla. Una hora un día, una hora el día siguiente. Me fui a dormir la mona. Durante la película no dejaba de pensar en lo sosa que era, lo pausado de su trama, lo insulsas que resultan ciertas tomas o diálogos. No me quejo de la trama. Por supuesto, está basada en un libro. Me quejo de que esté partida en dos partes —¡maldito seas Harry Potter por poner de moda esto!—. Y al parecer no soy el único que me quejo. La cinta tiene críticas por doquier en internet por este mismo motivo. Encima, el libro, es igual de largo que los dos primeros. O sea, si fuiste capaz de contar la historia del uno y del dos en una sola película, ¡¿para que coño partes el último en dos partes?!

Sigue leyendo