5 series españolas que merecen la pena

5 series españolas que merecen la pena

El otro día me paré a pensar en la televisión española. Desde un tiempo a esta parte he dejado de ver la televisión como tal. Obviamente sé con bastante seguridad que esto se debe a que tengo internet a mi disposición y ahí puedo ser yo el que decida qué ver y cuándo ver (y de paso así no tengo que tragarme anuncios de 7 minutos cada dos por tres ni programuchos soporíferos que intentan contentar a todo el mundo o que van dirigidos a señoras a las que les gustan los chismorreos banales). Antes solía ver alguna cosilla suelta, no gran cosa, pero ahora no veo más televisión que la que tengo de fondo cuando es la hora de la comida, y mis padres tienen las noticias o Los Simpson por ahí.

El caso es que me paré a pensar; ¿existen buenas series españolas? Maldita sea, alguna tiene que haber. Vemos listas interminables de recomendaciones de series y todas son siempre extranjeras. Cuanto más de canales americanos como la HBO, AMC o Fox. Pero, ¿qué pasa con nosotros? ¿No tenemos nada bueno que ofrecer? ¡Sí, claro que sí! Aunque muy a mi pesar, poca cosa. Las series españolas no son lo mejor del mundo, y de hecho la mayoría, en mi honesta opinión, apestan. Pero a lo largo de los años ha habido ciertas excepciones (por suerte). Y estas que a continuación voy a mencionar, son 5 series españolas que merecen la pena de verdad.

Sigue leyendo

Anuncios

Retahíla de cosas imbéciles

Hoy voy a hacer honor más que nunca al subtítulo del blog, sí, ya sabéis; «El blog de las pequeñas ideas». Y es que el caso es que tengo algunos cuantos apuntes de cosas estúpidas de la vida que me chirrían cuando las veo y muchas veces tengo la sensación de que soy yo el único del mundo al que le molestan. No sé, llamadme tiquismiquis, pero allá van algunas tontunas que me ponen muy nervioso.

LlamadaColgar el teléfono sin despedirse (en series y pelis)

Vamos a ver, no puede ser que solo sea yo el único al que esto le altera la sangre. Me refiero a cuando estás viendo una serie o una película y suena el teléfono (mi nerviosismo aumenta todavía más si tardan un montón de tiempo en descolgar o en decir algo cuando descuelgan). Lo normal, os lo juro, haced la prueba, es que cuando hay una llamada en una serie o una peli, esta termine sin que los dos personajes se despidan el uno del otro. ¡Y por Dios cómo me altera eso! Sí, me repatea porque en la vida real nunca ocurre tal cosa. De hecho en la vida real, no sé vosotros, pero yo muchas veces hago el típico; «chao, chao». O sea, dos veces. ¡Llego a despedirme hasta DOS veces! No sé, por si el otro no me ha oído bien o lo que sea. La verdad es que creo que soy un poco raruno para eso…

En fin. A lo que iba. Los de las series o pelis me ponen aún más nervioso cuando el diálogo de la llamada es muy intenso. Quiero decir, cuando se mandan un mensaje muy importante entre ellos y lo lógico sería despedirse para que quede bien claro que se ha recibido la información. Por ejemplo, uno dice; «Así que ve allí y mata a ese tipo como está acordado, ¿de acuerdo? Quiero que termines el trabajo esta noche». Vale. Eso dice uno. Y el otro debería decir algo como; «Claro, muy bien. Cuenta con que lo haré. Nos vemos». ¡Pues NO! No dice nada de eso. Va y con dos cojones cuelga el teléfono. Simplemente cuelga sin decir nada más. ¿Pero cómo se supone que el primero va a entender entonces que el otro tipo ha captado el mensaje y hará el trabajo? ¡¿Cómo?! ¡Dios! De verdad… así pasa siempre. Fijaos y ya no podréis soportarlo.

Sigue leyendo

Frustraciones videojueguiles (IV)

Frustraciones videojueguiles (IV)

Hoy vuelvo con; “Frustraciones videojueguiles”. Ya sabéis, esa sección del blog en la que cuento alguna anécdota que he tenido con el mundo de los videojuegos y que, con regularidad, ha salido mal parada. La de hoy es una un tanto particular, pero que se da en muchísimas ocasiones y por la que todos los que jugamos a videojuegos hemos pasado tarde o temprano. Hablo, desde luego, de esas partidas inacabadas. Pero de las que no acabas porque no quieres o no tienes las ganas de querer. Y por si fuera poco, en esta ocasión hago referencia a dos videojuegos, y no solo a uno; Diablo III y Resident Evil 6. ¿Queréis saber qué me pasó con estos juegos? ¡Pues a seguir leyendo!


Las inacabadas partidas de Diablo III y Resident Evil 6

Lo inacabado no es nada.

— Henri-Frédéric Amiel

Sigue leyendo