Despidiendo el año / 2015

Adiós 2015

Se nos acaba el año. 2015 llega a su fin y aquí estamos todos, listos para despedirlo. Un gran año este, al menos para mí y el blog. Es hora de hacer un breve repaso a todas las ideas que han ido recorriendo este lugar durante los últimos doce meses. Desde aquella primera entrada de principios de año (¿os acordáis?), en la que echaba la vista atrás y prometía que daría un giro de 180º en el blog, muchas cosas han pasado. La primera de todas, y de la que más orgulloso estoy, es que juré que iba a escribir entradas mucho más a menudo. Y esto ha sido así. Con constancia, además. Empezando por un par de entradas cada mes hasta llegar al ritmo actual en el que he llegado a subir una entrada cada semana.

Bien, no quiero aburrir mucho con datos y demás hoy, pero siento necesario hacer esto, más para mí que para mis lectores. A modo de análisis. Por ejemplo; este año he creado (contando esta) un total de 47 entradas. Esto se ha visto traducido en un aumento del número de visitas que siempre ha ido creciendo exponencialmente con el paso de los meses. Para que os hagáis una idea vosotros, este no es un blog que reciba miles de visitas, es un blog modesto (al menos de momento), y el mes que más visitas recibió fue septiembre, con 471 visitas. Para mí, no obstante, eso es una cantidad muy respetable. Y no sabéis lo contento que me pone ver esos números, porque de alguna forma sé que la gente lee mis tonterías y para cualquier escritor eso siempre es agradable. Así mismo, para que veáis la diferencia, el mes con peores visitas fue marzo, con solo 42. Pero bueno, los primeros meses del año fueron bastante similares y esos números eran comprensibles al fin y al cabo, hasta que en julio recibí un salto bastante pronunciado que se ha ido manteniendo.

Otro dato, mi grueso de visitantes son españoles. Pero le siguen lectores de México, Argentina, Estados Unidos, Colombia, y Chile (en ese orden), solo por mencionar los primeros. El mejor día del año, por cierto, fue el 23 de septiembre. Día en el que recibí de golpe 118 visitas. En este caso por la entrada del Torneo Medieval (que ha sido la más vista del año y de la historia del blog). También ha habido un total de 18 comentarios (sin contar los míos), cosa que agradezco un montón porque me encanta leer lo que mis lectores tengan que decir, y 35 “Me Gusta” dados por otros blogueros a entradas del blog. Y en total, si sumamos las visitas de todos los días, semanas, y meses, nos da como resultado que este año 2015 ha habido un poco más de 2300 visitas en el blog. Eso es una cifra realmente grande, que espero de todo corazón poder seguir aumentando con el paso del tiempo.

La verdad es que creo no mentirme a mí mismo cuando pienso que 2015 ha sido el mejor año de mi vida. Seguramente el más completo, apasionante, y feliz de todos. En mis estudios he sacado grandes notas (las mejores que he sacado nunca estudiando). He terminado de escribir mi segunda novela, un libro del que estoy totalmente orgulloso y el cual hasta el momento es lo mejor que he escrito. He ganado un concurso precioso con un precioso relato. He encontrado el amor, o más bien el amor me ha encontrado a mí. He leído grandiosos libros apasionantes que me han enseñado grandes cosas. He creado una sección acerca de mis frustraciones videojueguiles. He ido al cine más que nunca (con lo que eso conlleva). y muchas maravillas más (incluso tristes o nefastas), que hacen de este año el año más rebosante de vida que he vivido hasta ahora. Y que me parta un rayo si no lo he disfrutado, con todos sus pros y sus contras.

Y sí, digo todo esto y hago todo este repaso porque para este nuevo año próximo, el 2016, pienso seguir por aquí. En enero mismo el blog cumplirá dos añitos (a pesar de que su primer año de vida fue muy poco activo). Espero poder seguir todo el tiempo que me permitan mis otras actividades. Me encanta esto porque es mi pequeño espacio en el que tengo total libertad de expresión. Aquí me siento cómodo. Me encanta ver que cada vez hay más visitas y que esto crece y crece, saber que estáis al otro lado leyendo mis locuras. Así que ahora solo queda prepararse para las campanadas, tener a mano las doce uvas y recibir al 2016 con los brazos abiertos. Si va a ser tan buen año como este 2015, entonces aquí estaré yo para recibirlo con una gran sonrisa. Mis queridos lectores, muchas gracias por leerme y estar ahí al otro lado compartiendo esto conmigo. Os deseo a todos feliz Navidad, felices fiestas, y feliz año nuevo. ¡Nos vemos pronto y mucho!

Anuncios

Mis 10 lecturas favoritas del 2015

Mis 10 lecturas favoritas - 2015

Bueno, esto se va a convertir en tradición. Aquí estoy un año más preparado hasta los topes para hablar de las 10 lecturas que más me han gustado este 2015. Así como ya hiciera a principios de este año una entrada hablando de mis lecturas del 2014, vuelvo una vez más, puesto que escribir sobre esto me da una sensación de cierre muy especial, y me parece la forma perfecta para acompañar los últimos días del año en el blog.

Esta será una de esas entradas largas, así que coged caramelos o algo, y preparaos para mis recomendaciones. Para que no haya confusiones, por si alguno se despista, dejo claro desde ya que esta es solamente mi opinión personal, y que además los libros que aparecen en la lista son de años diferentes y géneros variados, es decir, no son libros que hayan salido este año. Son libros que yo he leído este año. Y para hacerlo más emocionante y divertido, como siempre, hago un top 10, de menos a más. Y os animo a que en la sección de comentarios hagáis vosotros también vuestro top personal y entre todos recomendemos grandes libros. ¿Estamos listos? ¡Pues venga, a por las lecturas!

Sigue leyendo

Regalo abrazos de Luz / Relato

Regalo abrazos de luz

Conocí hace tiempo, durante una corta estancia en el hospital a causa de una enfermedad sin nombre, a una chiquilla de ojos pardos llamada Luz. No recuerdo mucho de aquellos días, pero jamás podré olvidar la extraña intensidad que manaba cada una de sus miradas.

Aquella niña, de mi misma edad, tenía la cabellera rapada y se paseaba por el hospital con un cartelito colgado al cuello que decía: «Regalo abrazos de Luz». Yo, delirante de fiebre, creía que era un diminuto y precioso ángel que nos protegía a todos. Creía que, en toda su enorme generosidad, aquella pequeña muchacha había sido enviada celestialmente para salvarnos. De hecho… a mí me salvó.

Al borde de la muerte, hallándome dolorido y más enfermo que nunca, Luz me regaló uno de sus abrazos, y desapareció para siempre al día siguiente, justo cuando yo abandonaba el hospital plenamente curado. Ahora que soy adulto, sé que no desapareció, sino que murió de cáncer. Pero eso no evita que esté aquí, de nuevo en el hospital, cada tarde en mi tiempo libre, con un pequeño cartelito colgado de mi cuello que dice: «Regalo abrazos de Luz».

Daniel González Pérez

«De todas las variedades de virtud, la generosidad es la más estimada». Ya lo dijo Aristóteles. Quizás por eso en julio de este año decidí participar en el III concurso nacional Tono Escobedo en la categoría generosidad. Porque una parte instintiva de mí supo que esa era la categoría ideal. El relato que más arriba habéis leído; Regalo abrazos de Luz, ha tenido el gran honor de ser el ganador de dicha categoría en el concurso (del cual ya os hablé hace no mucho por aquí). Hoy, meses después de que lo escribiese, os lo muestro a todos vosotros. Y lo hago porque este pasado viernes día 11 de diciembre la editorial Defoto Libros presentó en Valencia la antología del concurso, con una selección de hasta 125 relatos de autores que participaron en dicho evento.

Por desgracia no pude acudir a la cita (con lo mucho que me habría gustado), pero al menos puedo compartir por aquí el relato y el libro. Antología que, por cierto, ya se puede adquirir desde este enlace, y que posee unas preciosas ilustraciones de la artista Tere Unsain. Por mi parte poco más. Estoy muy orgulloso de este pequeño relato, el cual ha gustado mucho a familiares y amigos siempre que lo he leído, y sobre todo al jurado del concurso. Estoy seguro de que no fue nada fácil premiar los escritos. Ha sido un placer participar en este evento. Y he de decir que no he tenido ni una sola queja acerca de la organización y atención por parte de la editorial. Así da gusto.

Crónica de un cinéfilo enfurecido

Crónica de un cinéfilo enfurecido

Veréis, tengo que desahogarme de alguna manera, y siento que si no lo hago por aquí, acabaré asesinando a alguien… El tema que quiero tratar hoy es un tema muy simple. Uno por el que seguramente todos habéis pasado alguna vez. Compráis una entrada de cine, os preparáis para el evento, entráis en la sala con emoción, buscáis vuestra butaca, os sentáis y esperáis con ganas que las luces se apaguen y de comienzo la ansiada película de turno. Pero sucede algo. La gente. Eso sucede. Vosotros. Nosotros. Yo, tú. Todos. «El hombre es un lobo para el hombre». Somos unos jodidos y estúpidos tocapelotas. Tú, yo, él, ella, ellos, nosotros, vosotros, aquellos, mierda callaos de una vez, ¡quiero ver la película!

Punto. Pausa. Necesito reordenar mis pensamientos…

Sigue leyendo

Mis canciones favoritas de Mogwai

Mis canciones favoritas de MogwaiHace ya muchos años, cuando era un chaval empezando su etapa de instituto y no tenía muy claras mis tendencias musicales, me dejaba guiar por las influencias de los más mayores, de mi hermano, o mi primo, o mis amigos. Un poco por efecto rebote empecé a escuchar grandes bandas icónicas de rock o heavy metal como Metallica, Iron Maiden, Red Hot Chili Peppers, System Of A Down, o Linkin Park. Pero no fue hasta que conocí a Mogwai, que mi mente se abrió a la experiencia de oír música que te transportase a otros lugares. Sí, todas esas bandas estaban bien para llenarse de energía, pero Mogwai era otra cosa totalmente diferente. Era un viaje, un recorrido, una burbuja en la que entrabas y ya no podías salir. Y si salias, ya no eras el mismo de antes.

Así fue como conocí el post-rock. Ese género musical que tantas cosas ha aportado a mi vida y a mi personalidad. Me enamoré del post-rock, y Mogwai fue el culpable de ello. Porque un día, sin recordar ya cómo, los encontré de alguna forma. Su música llegó a mí. Encontré en ellos todo un abanico de posibilidades musicales que hasta entonces desconocía, y me lancé de cabeza a ese selecto grupo de gente que ama el post-rock y lo siente y lo vive en sus entrañas con una devoción ferviente. Por eso hoy quiero hablaros de ellos y hacer un repaso a las que, bajo mi humilde punto de vista, me parecen las mejores canciones de toda su carrera.

Sigue leyendo